La competencia de Orbest pide a Fomento que frene a Barceló<br />

La competencia de Orbest pide a Fomento que frene a Barceló<br />

ACETA y AECA solicitan a AESA que argumente los vuelos intercontinentales de Kalima

Gabriel Trindade

21/06/2013 - 22:16h

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (ACETA) y la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA) han solicitado a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) los argumentos que han pesado para permitir que la compañía Kalima opere un avión de larga distancia de Orbest, propiedad del grupo Barceló.

Ambas organizaciones temen que la decisión que ha tomado el organismo dependiente del Ministerio de Fomento para este caso puntual suponga en un futuro un precedente en contra de los intereses de las compañías charters españolas, según fuentes del sector.

El plan de Barceló

Barceló realiza vuelos al Caribe desde inicios de junio. La compañía lo hace gracias a un avión de larga distancia que adquirió con la filial portuguesa de Orbest, antigua aerolínea del desaparecido grupo Orizonia. Al tener bandera lusa, la ley española estipula que el aparato no puede realizar los vuelos de los paquetes turísticos del grupo, que van desde Madrid hacia Punta Cana, Varadero y Cancún.

No obstante, la empresa mallorquina no se ha rendido. Barceló pactó con Kalima, aerolínea con base en las islas Canarias que sólo opera vuelos de corto y medio radio, un alquiler de su avión de larga distancia. AESA ha dado el visto bueno y la compañía realizará estos enlaces hasta septiembre. En este sentido, el consejero delegado de la división de viajes del grupo Barceló, Gabriel Subías, ya ha anunciado que su objetivo es conseguir una licencia como cualquier otra aerolínea.

Críticas


Pese a las palabras de Subías, la situación provisional incomoda al sector. Las dos asociaciones reclaman que la legislación española pone límites a los alquileres de las aeronaves. La norma establece que las aerolíneas no pueden tener más de un tercio de su flota en régimen de alquiler para cubrir las operaciones ordinarias. En el caso de las aerolíneas pequeñas (menos de seis aviones), cada caso se tratará de forma individual.

“El problema es que AESA ha argumentado que, como Kalima normalmente no cubre vuelos intercontinentales, no está sujeta a la limitación de alquileres”, explican fuentes del sector.

Vacío legal

Los mismos interlocutores apuntan que las reclamaciones de las dos asociaciones van en esta línea. “Cualquier aerolínea puede aprovechar el vacío legal: comprar un avión de corto radio y luego alquilar diez aviones de larga distancia para la temporada de verano. De esta forma, sólo tendrían que pagar el mantenimiento del avión pequeño”, comentan.

Las críticas se centran en la situación de competencia desleal para las firmas charter que pagan el mantenimiento de sus naves y de sus tripulaciones en temporada baja. “Para una aerolínea regular, la situación es menos dramática, aunque no por ello deja de perjudicarla”, explican.

Batalla

Las dos asociaciones ya han ganado una batalla. ACETA y AECA se postularon en contra de conceder la licencia a Orbest mientras ésta no tuviese toda su operativa lista. “En sus alegaciones a AESA, indicaron que la aerolínea aún no estaba preparada para volar”, dicen interlocutores del sector.

Por ahora, Orbest va quemando etapas. Recientemente, realizó una ampliación de capital de casi seis millones a petición de las autoridades españolas. Según comentaron fuentes de Barceló, esta operación se enmarca dentro de una especie de garantía empresarial.