La falta de pilotos amenaza a las aerolíneas regionales de Estados Unidos 

La falta de pilotos amenaza a las aerolíneas regionales de Estados Unidos 

Algunas se han visto obligadas a cancelar vuelos, mientras se resienten los pequeños aeropuertos y las grandes aerolíneas se ven forzadas a reducir su tráfico

Sonsoles Vázquez

Madrid

09/03/2016 - 11:25h

Dos pilotos de la compañía estadounidense Republic Airways

Según las cifras de la Asociación Estadounidense de Pilotos de Líneas Aéreas (ALPA), las aerolíneas medianas y regionales de Estados Unidos están sufriendo una escasez de pilotos de tal dimensión, que amenaza la salud de toda la industria de la aviación norteamericana.

También alertan de que compañías más grandes, como United Airlines o Delta Air Lines, podrían verse obligadas a reducir su tráfico, ya que dependen de las líneas de menor tamaño para atender a los pasajeros de las zonas más rurales.

El caso de Republic Airways

Este es el caso de Republic Airways, que opera vuelos para Delta, United y American Airlines, solicitó el mes pasado un concurso de acreedores por su déficit de personal.

"Hemos intentado reestructurar las obligaciones de nuestros aviones, en medio de una escasez de pilotos a nivel nacional, e incrementar los ingresos", explica Bryan Bedford, director ejecutivo de Republic Airways. "Está claro que este proceso ha llegado a un punto muerto y que cualquier demora futura implicaría desperdiciar innecesariamente los recursos de la empresa".

Las cosas se complicaron para Republic el pasado julio, cuando la aerolínea admitió un recorte del 4% de sus vuelos debido a su carencia de pilotos y Delta la demandó alegando incumplimiento de contrato.

Sueldos de vergüenza                     

Los expertos de la industria de la aviación citan algunos de los principales factores causantes de esta falta de pilotos: largas horas de trabajo, complicadas relaciones con los directivos, menores protecciones laborales, menor facturación y una jubilación anunciada de unos 18.000 pilotos en 2022.

Sin embargo, el principal motivo es el salario. "Las aerolíneas regionales pagan a los pilotos una media de 27.350 dólares al año", afirma Paul Ryder, capitán de ExpressJet Airlines y miembro activo de la ALPA. "Por su parte, el salario anual en las grandes aerolíneas es de unos 103.390 dólares según las cifras del Departamento de Trabajo de Estados Unidos".

Fuertes requisitos

Además, hace tres años, los reguladores estadounidenses endurecieron los requisitos para los pilotos, tras un accidente de un vuelo de Colgan Air en 2009, al norte de Nueva York, en el que murieron 49 personas. Ahora, los pilotos comerciales deben tener 1.500 horas de vuelo antes de poder optar a la licencia de piloto, frente a las 250 exigidas antes.

Por otra parte, los nuevos pilotos ya no ven su paso por una aerolínea regional como un trampolín a una más grande, sino como un riesgo para su estancamiento. Y tampoco están dispuestos a invertir cientos de miles de dólares en su entrenamiento y formación (la obtención de una licencia está estimada entre 150.000 y 200.000 dólares) para una carrera con tan limitados retornos sobre la inversión, en la que históricamente ha sido además una industria muy inestable.

Ante este panorama, algunas compañías regionales han comenzado a tomar medidas, especialmente en forma de compensaciones y bonos.