La Generalitat empieza a cobrar el impuesto 'verde' a las aerolíneas

La Generalitat empieza a cobrar el impuesto 'verde' a las aerolíneas

Las compañías tributan más de 700.000 euros en febrero por la emisión de óxido de nitrógeno

02B

Barcelona

16/05/2016 - 11:44h

Un avión de Korean Air en el aeropuerto de El Prat este mismo año.

Más tasas para el sector aéreo. En plena cruzada de las compañías contra Aena por la congelación de los impuestos, la Generalitat de Catalunya ha iniciado el cobro sobre la emisión de óxido de nitrógeno producido por el despegue y el aterrizaje de los aviones comerciales. En la primera partida se ha embolsado un total de 714.644 euros.

El tributo se aprobó en octubre de 2014 por el Parlament, y en el balance de este mes de febrero ha empezado a dar resultados. El objetivo, recaudar 3,93 millones a lo largo de 2016. Los primeros ingresos corresponden a las liquidaciones presentadas entre el 1 y el 20 de febrero.

Vueling, Ryanair y Easyjet son las más afectadas

Pese a que el Govern no entra en detalles sobre el importe abonado por cada aerolínea ni cuántas lo han pagado, las más afectadas son las que más utilizan las pistas de El Prat: Vueling, Ryanair y Easyjet. Por ello, tanto la low-cost española como la irlandesa expresaron su disconformidad en repetidas ocasiones.

En junio de 2014, el entonces presidente de la filial de IAG, Álex Cruz, avisó que cualquier nueva tasa afectaría a la demanda y la oferta de pasajeros. Y alertó: "Vueling no se va a ir de Barcelona, pero no puedo decir lo mismo de otras compañías extranjeras".

Por el momento, las palabras del dirigente han caído en saco roto y El Prat crece a ritmo de récord en los últimos meses. Sin embargo, el impuesto sí ha afectado a aeropuertos secundarios como Girona o Reus. El pasado febrero, Ryanair avisó que impuesto podría comportar la reducción de la operativa en estos aeródromos, como ya pasó en las bases italianas menos rentables tras una subida de impuestos.

¿Cómo funciona?

La base imponible del impuesto está constituida por la cantidad, en kilogramos, de óxidos de nitrógeno emitida durante el ciclo LTO (Landing Take Off), es decir, durante el despegue y aterrizaje de una aeronave. En concreto, el tipo impositivo general es de 3 euros por kilogramo de óxidos de nitrógeno y el reducido es de 1,5 euros.