La Generalitat podría asumir este lunes la gestión del Aeropuerto de Castellón

La Generalitat podría asumir este lunes la gestión del Aeropuerto de Castellón

Concluye el plazo para que los inversores hispano-libios presentaran su aval

J. Cavanilles

10/03/2013 - 21:31h

A las 23:59:59 del domingo se cumplió el plazo que dio el Consell al misterioso grupo hispano-libio que aspira a hacerse con el Aeropuerto de Castellón. Salvo que la Generalitat anuncie en las próximas horas que ha recibido el aval exigido (cuyo montante se desconoce), el gobierno valenciano asumirá la gestión de la infraestructura. Así lo anunció el pasado viernes –tras el pleno del Consell- el vicepresidente José Císcar. Estas son algunas claves para entender la polémica.
 

¿Quién gestiona el Aeropuerto? La gestión corresponde a la empresa Aercoas. Esta es propiedad en un 99,986% de la Generalitat (8,6 millones de euros), y la Diputación de Castellón posee el 0,014% (1.218 euros). Sin embargo, el consejo de administración – integrado por 13 personas- cuenta con tres miembros de esta institución. El precio de cada acción es de 0,4 euros
 

¿A cuanto asciende la oferta del grupo hispano-libio? La cifra inicial que dio el presidente de Aerocas, Carlos Fabra, es de 200 millones. Sin embargo, según explicó el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, la cifra es de 87,5 millones de euros. Los 112,5 millones restantes corresponde a obras de ampliación de las pistas y la zonas logísticas que se llevarán a cabo.
 

¿Cuándo acaba el plazo? El vicepresidente Císcar insistió el viernes: la carta bancaria tenía que llegar antes del lunes y el plazo no admitía prórrogas. Sin embargo, también tuvo que reconoce que tal cómo había dicho “ese señor” –en alusión a Carlos Fabra- que el Consell podría tenerla en cuenta si llega el lunes o el martes.
 

¿Hay más ofertas? No. Al igual que cuando se pregunta a algún miembro del Consell por la Ciudad de la Luz, el Valencia CF o alguna otra de las infraestructuras en venta, siempre hablan de ‘otros interesados’ que permanecen en el anonimato. En el caso del Aeropuerto, ya no. Císcar aseguró que el grupo hispano-libio es el único con el que se mantienen negociaciones.
 

¿Qué ocurre si se presenta el aval? Císcar precisó que es sólo un paso más en la negociación. Luego habría que seguir manteniendo reuniones hasta cerrar un acuerdo definitivo.
 

¿Y si no hay acuerdo? La Generalitat asumirá la gestión, lo que supone intentar encontrar a un operador interesado en su uso una vez esté operativo (en octubre). Sobre la rentabilidad futura, ni en el mejor de los escenarios se plantea. Un dato: de los 47 aeropuertos que gestiona AENA sólo 10 ofrecen resultados positivos.
 

¿Se recuperará el dinero invertido? No. La instalación ha costado casi 123 millones de euros a los que hay que sumar otros 150 en diversos conceptos. La cifra no incluye otros apartados como la publicidad (30 millones), los sueldos del personal (300.000 euros anuales).
 

¿Habrá cambios en Aerocas? El próximo 25 de marzo la instalación cumple dos años, y hasta octubre no podrá operar. Císcar se limitó a asegurar –en dos ocasiones- que si hay cambios se anunciarán. Si la Generalitat asume la gestión del aeropuerto sería muy difícil explicar a la opinión pública que no haya un cambio en sus responsable. La relación entre la Generalitat y Carlos Fabra –imputado por varios delitos- es muy tirante y no cabe descartar ese escenario.
 

¿La venta es la solución? No. El Aeropuerto de Castellón adeuda 130 millones de euros sólo a la antigua concesionaria Conaer (Concesiones Aeroportuarias), actualmente en suspensión de pagos. La firma está integrada por Globalvía (Bankia y FCC, que tienen el 45%), Lubasa (30%), Bancaja (15%), la consultora PGP (5%) y Albertis Aerosports (5%).
 

¿Cómo está la relación entre Conaer y Aerocas? Está en los tribunales. La Generalitat rompió el acuerdo en 2011 al entender que no podía cumplir las condiciones pactadas debido a la crisis. Según la denuncia, la firma encargada de la construcción y explotación de la infraestructura solicita 126 millones (más IVA) millones por las obras y los daños causados. Conaer aportó 80 millones para la construcción del aeropuerto, la Generalitat otros 40.