La guerra entre AENA y los controladores amenaza 5.300 vuelos

La guerra entre AENA y los controladores amenaza 5.300 vuelos

Los paros previstos para esta semana son consecuencia de la crisis de 2010

P.J.

Barcelona

07/06/2015 - 20:33h

Un avión despega del aeropuerto de Manises (Valencia)

El conflicto entre los controladores y AENA amenaza, de nuevo, a los aeropuertos españoles. Tras la grave crisis de diciembre de 2010, cuando se cerró el tráfico aéreo durante casi 24 horas, otra huelga pone en alerta al sector de la aviación. Los paros, que están previstos para los días 8, 10, 12 y 14, podrían afectar a un total de 5.300 vuelos, según los cálculos de Enaire, la entidad que gestiona los cielos españoles.

El actual enfrentamiento está íntimamente ligado con la crisis de hace cinco años. De hecho, el sindicato mayoritario de controladores (USCA), ha convocado esta huelga después de que AENA se negase a retirar las sanciones impuestas por el conflicto de 2010. A raíz de aquellos acontecimientos, el pasado mes de marzo el ente público impuso multas de empleo y sueldo a 61 profesionales del centro de control de Barcelona.

Sanciones

Desde USCA tachan de "incomprensible" el mantenimiento de estas sanciones, después de que todos los juzgados donde se habían abierto diligencias –excepto dos, Madrid y Palma de Mallorca, en los que todavía están por resolverse- hayan exculpado a los controladores. A esta petición, también se añade la readmisión de Marco Antonio Enríquez, del centro de Santiago, el único despedido por aquellos sucesos, a pesar de que un auto judicial tachase de "irreales" las pruebas en las que se basaba la expulsión.

Las dudas sobre la responsabilidad de los acontecimientos de los días 3 y 4 de diciembre de 2010, cuando 700.000 pasajeros se vieron afectados por los retrasos y cancelaciones de 5.000 vuelos, siguen en el aire. Sin embargo, las últimas resoluciones judiciales ponen en duda la versión difundida inicialmente, que culpaba a los controladores de abandonar de manera imprevista sus puestos de trabajo. Basándose en esta supuesta maniobra de presión, se prohibió la actividad de cualquier aeronave en territorio español.

Sentencias judiciales

Según dictaminó el juez de instrucción de Santiago Vázquez Taín, en un auto del 8 de enero de 2014, el cierre del espacio aéreo fue "una decisión política de quien tenía competencia para ello". El magistrado, en el mismo texto, explica que los controladores "se limitaron a cumplir una norma que fijaba el número de horas máximo que podían trabajar" y acusa a AENA de tomar la iniciativa de cerrar el tráfico en todo el país, a pesar de que "contaba con varios aeropuertos en pleno funcionamiento".

Tras este bloqueo, el ministerio de Fomento, a cargo en ese momento del socialista José Blanco, decretó la militarización de las torres de control de los aeropuertos españoles. Una decisión sin precedentes que, posteriormente, sería avalada por la sala tercera del Tribunal Supremo.

El origen del conflicto se había producido en la misma mañana del 3 de enero, cuando el Consejo de Ministros firmó un decreto, impulsado por Blanco, que implicaba el aumento de la jornada laboral de los controladores.

Presiones

Tras estos hechos, AENA abrió múltiples expedientes sancionadores a varios sus empleados. Sin embargo, estas sanciones no se hicieron efectivas hasta casi cinco años después. Una tardanza que, según explican fuentes de aviación, ha sido "forzada" interesadamente por parte del ente público.

Desde USCA, el sindicato mayoritario del sector, tampoco entienden el despido del controlador Antonio Enríquez, implicado en la causa abierta en el juzgado de Santiago, finalmente archivada. Y lo achacan a un intento de amedrentar al colectivo.

Vuelos afectados

Enaire, el organismo vinculado a AENA encargado de gestionar los cielos españoles, ha calculado que alrededor de 1.300 vuelos se podrían ver afectados este lunes por los paros anunciados entre las 10.00 y 12.00 horas (se prevén 700 trayectos en esta franja horaria) y entre las 18.00 y 20.00 horas (600 trayectos previstos).

Para los siguientes días de huelga convocados --miércoles, viernes y domingo-- los vuelos afectados según Enaire serían: 1.210 el día 10 (650 en horario de mañana y 560 en la tarde), 1.530 el día 12 (830 y 700, respectivamente) y 1.330 el día 14 (680 y 650).