La huelga gira factura: Iberia perderá 18 millones por semana de conflicto

La huelga gira factura: Iberia perderá 18 millones por semana de conflicto

La aerolínea teme que la facturación se resienta en 130 millones si el conflicto se extiende hasta primavera

La aerolínea española Iberia afrontará pérdidas de 18 millones de euros por cada semana de huelga. Por ahora, los sindicatos han confirmado seis días de paro en diciembre como medida de presión contra el expediente de regulación de empleo propuesto por la dirección, que afectará a un mínimo de 4.500 personas. Además, se reducirá el sueldo en un 25% a los profesionales que continúen en la firma aeronáutica. La reunión entre ambas partes este viernes ha durado apenas una hora sin que el acercamiento haya sido, siquiera, mínimo.

En este contexto de conflictividad, la actividad comercial se verá duramente resentida a juzgar por las previsiones económicas internas. Cada día que pasa, el lucro cesante crece. La venta de billetes cae por el temor de los pasajeros a verse atrapados por el conflicto en las vacaciones de Navidad. Pero Iberia también vive de ofrecer apoyo a otras compañías en los principales aeropuertos españoles y en mantener aviones para terceros. El negocio actual estaría en peligro así como la negociación de nuevos contratos para la prestación de esos servicios.

La próxima huelga, en cifras


El peor escenario dibuja un calendario de huelgas hasta abril que se traducirá en un impacto de 130 millones de euros para todo el grupo Iberia, según fuentes de International Airlines Group (IAG). Las pérdidas directas oscilarán entre el millón y los tres millones adicionales por jornada dependiendo de las fechas que elijan los sindicatos. La temporada baja, a partir de enero, dará mayor margen para suavizar el impacto en la cuenta de explotación, aunque el volumen de reservas para Semana Santa y la venta anticipada para las vacaciones de verano podrían verse seriamente afectadas. Si las estimaciones sobre una oleada de huelgas se cumplen, en los próximos cuatro meses la aerolínea cedería una cifra que equivale a la mitad de la facturación anual del grupo.

Iberia cancelará de media 120 vuelos al día. Es decir, en la próxima tanda de huelgas --el 14, 17, 18, 19, 20 y 21 de diciembre-- dejará unos 600 servicios en tierra. Se anularán los vuelos con menor ocupación, por debajo del 60%, para salvar la cuenta de resultados del último trimestre. Pero dadas las fechas, el impacto será duro. Dicho de otro modo, “Iberia no tendrá más remedio que anular vuelos rentables”, según fuentes del sector. Ello estima que al prácticamente millón y medio que pierde la aerolínea por joranda se le sumen hasta tres más. Esos primeros seis días totalizarán 18 millones, según las estimaciones iniciales, en pérdidas adicionales. Concretamente, entre los trayectos afectados, por ejemplo, figurarán 50 vuelos nacionales, y de éstos una veintena corresponderían al puente aéreo entre Madrid y Barcelona --una de las rutas más eficientes--, mientras que los vuelos internacionales suspendidos alcanzarían los 70 diarios.

Nuevo plan

La huelga en Iberia amenaza además con afectar al arranque del nuevo plan comercial. La estrategia abandona las rutas de menor margen, por lo que, si los paros siguen redundarán en la cancelación de itinerarios rentables. Según los responsables de la aerolínea, desde mediados de enero cesarán las operaciones que son fuentes de pérdidas, concentradas en los aeropuertos caribeños de La Habana (Cuba) y Santo Domingo y en la Cuenca del Mediterráneo. El consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano, explica que "dejamos aquellas rutas que registran las mayores pérdidas y no tenemos posibilidades de hacer rentables a corto plazo. Cuando Iberia vuelva a ser competitiva, analizaremos de nuevo la posibilidad de retomarlas”. La red estratégica también prescinde de Atenas (Grecia), El Cairo (Egipto) y Estambul (Turquía) para potenciar los aeropuertos africanos de Casablanca (Marruecos), Argel (Argelia), Nuakchot (Mauritania), Dakar (Senegal) o Malabo (Ginea Ecuatorial).

Iberia mejorará la conectividad con Londres (Reino Unido), sede de su socia British Airways. Esta capital es la única europea que sale reforzada en el nuevo plan. Tras los cambios, el grupo operará 90 destinos en cerca de 40 países, algunos de ellos de reciente inauguración como Accra (Ghana), la propia Nuakchot, Luanda (Angola), Orán (Argelia) o Los Ángeles (EEUU). La compañía ha informado de que las rutas purgadas de su red dejarán de volarse entre mediados de enero y abril del próximo año. También ha preparado acuerdos con Vueling, Egiptair, Turkish Airlines y Air Europa para ofrecer una alternativa a los pasajeros que ya tengan comprados los billetes.