La industria náutica se da dos años para volver a flote

La industria náutica se da dos años para volver a flote

Dardo de los operadores a proyectos para grandes yates: la gran eslora sólo es el 1% del mercado

I.J.

Barcelona

15/10/2014 - 15:42h

La Rodman Muse 4 es una de las novedades del Salón Náutico de Barcelona.
La indústria náutica seguirá bajo mínimos al menos durante dos años más. Estas son las expectativas que barajan los operadores. Las matriculaciones aumentaron un 12,8% hasta septiembre, pero "persistirán las dificultades", avisan.

"Este ha sido otro año malo. Para ganar lo mismo que antes trabajamos el triple", indicó Francisco Ribas, consejero delegado de Marina Estrella.

Bajo su punto de vista, la vía para salir del dique seco es la diversificación. "Antes vendías ocho barcos grandes y ya ganabas dinero. Ahora, tenemos que impulsar el chárter y otros servicios. Vamos hacia el negocio multiárea", zanjó Ribas desde el Salón Náutico de Barcelona.

Mercados

Por países, las empresas confían en el tirón de los mercados americano, australiano y Oriente Medio. En Europa, los mercados francés y alemán "siguen siendo muy interesantes" avanzó un representante comercial del fabricante Azimut.

Por lo que respecta a España, los operadores poden paciencia mientras se refugian en la segunda mano. "Se ha animado mucho porque la gente se desprende de sus barcos. Y ésto posibilita la entrada de nuevos clientes", explicó Rafael Reus, director comercial de Stay Náutica.

Lujo

Respecto a las marinas para grandes barcos, las empresas recelan. "Yo no soy partidario. El 80% del mercado español son barcos de ocho metros. Los grandes yates sólo son un 1%", añadió Reus. El profesional hablaba desde el Moll d'Espanya, en el que ya funciona la Marina Port Vell de Barcelona, un nuevo muelle para grandes yates.

Precisamente, las cifras de ventas parecen confirmar el análisis. El 90,2% de las matriculaciones hasta septiembre de este año son de barcos de menos de 8 metros de eslora. También se ha registrado un repunte en el alquiler, que creció un 56% de enero a septiembre.