La patronal del crucero reclama manga ancha con los visados turísticos

La patronal del crucero reclama manga ancha con los visados turísticos

CLIA recuerda que la Comisión Europea ya ha dado el visto bueno para adoptar medidas menos restrictivas

Gabriel Trindade

Barcelona

02/03/2015 - 21:53h

Oasis of the Seas, de la naviera Royal Caribbean

La patronal del crucero se resiste a que Europa quede relegada a un segundo plano turístico. La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA por sus siglas en inglés) quiere que los países del Viejo Continente tengan más manga ancha con la expedición de visados. Consideran que se está poniendo trabas al mercado, que decrece cada año, y apuestan por facilitar la llegada de nuevos turistas.

La división europea de la patronal ha organizado una mesa redonda sobre este asunto. El debate entre operadores de cruceros ha puesto de relieve la necesidad de tomar medidas para potenciar el turismo. Según la Organización Mundial del Turismo, Europa ha perdido de forma constante cuotas de mercado en el sector, pasando de un 64% en 1980 a un 51% en 2010. Si continúa la tendencia, se espera que este porcentaje continúe descendiendo hasta alcanzar un 41% en 2030.

David Dingle, vicepresidente de CLIA Europa y presidente de Carnival en Reino Unido, ha asegurado: "Necesitamos mantener a Europa como el destino mundial número uno del turismo, incrementando el número de turistas procedentes de terceros países. Damos la bienvenida al proceso de reformas del Código de Visados de la Unión Europea como un importante punto de partida. Pero necesitamos actuar rápido".

De acuerdo con las previsiones de la Unión Europea, las nuevas normas podrían conducir a un aumento de los visitantes en hasta un 60% y generar cerca de 25 billones de euros de ingresos adicionales para la Unión Europea cada año.

La reforma del Código de Visados, que facilitará la entrada en Europa a un mayor número de viajeros, no supondrá la flexibilización de los procedimientos de seguridad en Europa. La emisión de visados continuará siendo rigurosa y se seguirá manteniendo un alto nivel de control en barcos, puertos y destinos.