La policia busca a los autores del vandalismo contra Uber

La policia busca a los autores del vandalismo contra Uber

La policía catalana investiga a los autores del vandalismo contra Uber en Barcelona. Las pesquisas se centran en el entorno de La Élite, organización que ha iniciado una ofensiva legal contra la aplicación.

I.J.

Barcelona

23/10/2014 - 14:58h

Imagen de uno de los presuntos vehículos de Uber calcinado.
La policía busca a los responsables del vandalismo contra Uber en Barcelona. Hasta el momento, las pesquisas se centran en torno al grupo La Élite.

Sin señalar directamente a la organización, los agentes apuntan a algun elemento ligado a la misma. La Élite, un grupo de unos 1300 conductores con licencia, encabeza una campaña contra la aplicación para compartir coche. Ahora, las fuerzas de seguridad tratan de ver si alguno de sus miembros ha traspasado la línea de la legalidad.

"Negamos y categóricamente que estos actos tengan que ver con nuestro grupo. Nuestras protestas están dentro de la ley y tenemos un trato muy cordial y respetuoso hacia los cuerpos de seguridad", ha respondido Alberto Álvarez, fundador de La Élite.

Tras ofrecerse a "colaborar con la policía en todo lo que nos piden", el taxista culpó a "enemigos de dentro y fuera del sector del taxi que quieren manchar nuestra imagen". Así, el grupo de conductores profesionales "está muy tranquilo, ya que todos nuestros actos están dentro de la ley".

Mientras, la investigación es una compleja pieza que atañe a tres polícias: Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana y policías municipales del área metropolitana de Barcelona. Los tres cuerpos comparten información para dar con el responsable.

Escalada

El conflicto entre taxistas y la aplicación para compartir vehículo subió unos grados esta semana. Dos presuntos coches de conductores de Uber ardieron en la zona de Sant Martí en Barcelona.

Antes, los colectivos de taxistas de Barcelona y Madrid, las dos ciudades españolas en las que opera Uber, habían pedido más mano dura contra la aplicación. De hecho, Uber ya ha recibido una notificación para cesar negocio en Barcelona, que no ha obedecido. En Madrid, la Comunidad también le ha abierto expediente sancionador.

Asimismo, los conductores con licencia han recurrido a protestas pacíficas para pedir la prohibición de la polémica app.