La policía de BCN multa con 4.000 euros a los conductores de Uber

La policía de BCN multa con 4.000 euros a los conductores de Uber

La dirección de la Guardia Urbana ha dado la orden de perseguir a los chóferes ilegales

Gabriel Trindade

Barcelona

16/07/2014 - 21:26h

Página web de Uber
Multas de 4.000 euros. Esta es la sanción que la Guardia Urbana, la policía local de Barcelona, aplicará a los chóferes que utilicen la polémica aplicación Uber. Según informa el Sindicat del Taxi de Catalunya, la dirección del cuerpo de seguridad ha remitido un protocolo este mes a todos sus agentes para que actúen en consecuencia.
      
 
La sanción repercutirá en Uber en el caso que los chóferes trabajan para la compañía
 
El documento asegura que las empresas que ponen en contacto a conductores particulares y usuarios que requieren desplazarse por el Área Metropolitana, previo pago a través de apps, de estas empresas, “encubren un servicio público de transporte de viajeros con vehículos sin autorizaciones”. La sanción, una vez tramitada por el Direcció General de Transports, repercutirá también en la empresa Uber si el conductor está realizando un servicio de la citada firma.

Por otra parte, la dirección de la Guardia Urbana insta a los policías a pie de calle a actuar también contra particulares que se ofrecen en las estaciones, puertos y aeropuertos de la ciudad.

La instrucción indica que, para averiguar si el transporte de pasajeros se está llevando a cabo de manera irregular, los agentes deberán “entrevistar por separado” al conductor del vehículo y al “posible cliente”.

Se trata de una nueva victoria de los taxistas barceloneses. A primeros de junio, la Generalitat pidió a la Uber que cesase inmediatamente su actividad en Cataluña y anunció multas de hasta 6.000 euros a los conductores que continúen utilizando la app, así como el precinto de sus coches. La irrupción de esta plataforma ha generado mucho malestar en el sector. En los ulitmos meses, se han producido varias manifestaciones en la capital catalana --y en el resto de España-- en contra del software.