La 'Ryanairdependencia' pasa factura

La 'Ryanairdependencia' pasa factura

Los aeropuertos españoles donde la aerolínea irlandesa manda pierden tráfico

Gabriel Trindade

Barcelona

15/04/2015 - 21:00h

Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair

Los aeropuertos de la red AENA donde Ryanair tiene mayor cuota de mercado sufrieron el año pasado un notable descenso de pasajeros. No se trata de un hecho aislado. La mayoría de ellos lleva años acumulando caídas. La firma de Michael O'Leary retira conexiones y frecuencias de estas ciudades para reforzar ciudades estratégicas. El problema para muchos de estos aeródromos es que han apostado fuerte por la aerolínea y ahora quedan en evidencia. 

Ryanair ha reducido su peso en España en los últimos años –sobre todo, por el cambio de política de tasas de AENA entre 2011 y 2012--. No obstante, se mantiene como líder del mercado español con 31,7 millones de pasajeros y apuesta por los aeropuertos más importantes de la red, donde compite con Vueling, easyJet y otras low cost. De hecho, en el primer trimestre del año cerró con un aumento del 22% de volumen de tráfico.

La reordenación de la aerolínea en España ha dejado en evidencia los esfuerzos económicos que muchos gobiernos y aeropuertos hicieron para el aterrizaje de la firma irlandesa, ya sea con subvenciones o con ayudas fiscales. Ryanair ve ahora que hay menos negocio y simplemente se retira. A este factor, que distorsiona el mercado, también hay que sumar el hecho de que la competencia no quiere entrar en un aeropuerto donde los de O'Leary manden. Las dificultades para establecerse hacen poco viable unos negocios ya de por sí mínimos.

Pero la historia es diferente en aeropuertos donde la presencia de los irlandeses es notoria. Por ejemplo, en Girona, donde su cuota de mercado es del 88,2%, perdió en 2014 el 21,1% de los pasajeros hasta situarse en 2,16 millones de personas. El aeropuerto de la Costa Brava tenía en 2009 cinco millones de pasajeros por año.

En Santander, ocurre algo parecido. La aerolínea dispone de una cuota de mercado del 73%. En 2014, la caída de pasajeros fue del 16,3% hasta los 816.636 clientes. La capital cántabra acumula dos años consecutivos de descensos (2013 y 2014) aunque en 2012, cuando marcaba 1,1 millones de pasajeros, ya tuvo un crecimiento prácticamente plano (0,1%).

Otro de los aeropuertos donde Ryanair ha tenido más implantación (54%) históricamente es Reus. Éste perdió el 12% en 2014 hasta situarse en 850.000 pasajeros. Llegó a registrar 1,7 millones de usuarios en 2009 pero desde entonces ha descendido progresivamente cada año a excepción de un repunte en 2013.

En Zaragoza, Ryanair representa el 59,6% del mercado. El pasado ejercicio perdió el 8,5% del volumen de pasajeros hasta situarse en 418.576. La capital aragonesa lleva desde 2011, cuando logró 750.000 pasajeros, una caída prolongada de pasajeros. Por su parte, Valladolid (Ryanair 50,7) y Murcia (52%) también acumulan tres años consecutivos de descenso de pasajeros. El primero de ellos cerró 2014 un descenso del 14,1% hasta los 223.587 pasajeros. El segundo, con una caída del 4% hasta el 1,09 millones.