La saturación de las comunicaciones de Schiphol, tras el falso secuestro en Vueling

La saturación de las comunicaciones de Schiphol, tras el falso secuestro en Vueling

Los controladores prefirieron mantener el plan de emergencia pese a que establecieron contacto con el piloto antes del aterrizaje<br />

Gabriel Trindade

29/08/2012 - 20:26h

El avión de Vueling que ha sido interceptado
Un malentendido con el vuelo 8366 de Vueling ha activado todas las alarmas en el aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam). Pese a que los controladores holandeses han conseguido establecer contacto con el aparato después de que las comunicaciones se saturaran, se ha decidido continuar adelante con el plan de seguridad por secuestro.

El incidente ha tenido su inicio cuando el avión de Vueling ha intentado comunicar con la torre de control. Debido a la saturación de las frecuencias por el fuerte tráfico aéreo --no en vano, es el quinto aeropuerto europeo con 49 millones de pasajeros anuales--, la comunicación ha sido imposible y el aparato ha estado sobrevolando la zona, según fuentes del sector.

Sobrevuelo sospechoso


"Los controladores han encontrado sospechoso que el avión haya estado tanto rato en su espacio aéreo sin comunicar, ignorando que lo había intentado previamente, y, pese a que finalmente han logrado establecer contacto, han decidido mantener el plan de emergencia por si a caso el piloto estuviese coaccionado", explican las mismas fuentes.

Así, dos aviones cazas F-16 del ejército holandés han escoltado al avión hasta su aterrizaje. Los 180 pasajeros de la nave se han encontrado con un dispositivo de emergencia para atender posibles necesidades.

Sin riesgos para los pasajeros

Según un comunicado difundido por la compañía, "Vueling trabaja con las autoridades de aviación civil holandesas y con el Aeropuerto de Schiphol para recabar toda la información de los hechos, que en ningún momento han entrañado riesgo para los 180 pasajeros a bordo".

Curiosamente, este no ha sido el único incidente que se ha vivido este miércoles en Schiphol. Las autoridades holandesas han cerrado parcialmente una de las terminales tras el hallazgo de un objeto que, según sospechan, es una bomba de la Segunda Guerra Mundial.