La terminal de cruceros de Valencia se retrasa a las puertas del Gran Premio de Fórmula 1

La terminal de cruceros de Valencia se retrasa a las puertas del Gran Premio de Fórmula 1

Las obras en el puerto continúan un mes después de la fecha prevista para la inauguración. En junio de 2011, coincidiendo con la carrera, llegaron 43.480 cruceristas a la ciudad

El aluvión de cruceristas que llega cada fin de semana a Valencia saca a relucir las debilidades de las instalaciones portuarias de la capital del Turia. Esta avalancha turística se acentúa si las fechas coinciden con un evento deportivo de importante calado como es el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 del próximo 24 de junio.

Para evitar de forma provisional estas aglomeraciones, el Ayuntamiento de Valencia junto a la Autoridad Portuaria decidieron sacar a concurso la antigua estación marítima del puerto. Con esta operación se transformaba el antiguo espacio en una nueva terminal de cruceros para descongestionar la pasarela de pasajeros de Acciona Transmediterránea, la única de cruceros que hay en el puerto.

La fecha de inauguración prevista era el 15 de abril pero la apertura se retrasa. "Se calcula que las obras puedan terminar en seis semanas”, según explican fuentes del Consorcio Valencia 2007, aunque no hay nada seguro. Esta demora agravaría el problema de la llegada masiva de buques y cruceristas si coincide con la carrera de F1 en el circuito urbano de Valencia, cuyos trabajos de montaje ya se están poniendo a punto. El año pasado llegaron a la ciudad 43.480 pasajeros el mismo mes de la cita deportiva.

Alianza en el sector marítimo

La adjudicación de la vieja estación no les ha salido demasiado cara a las empresas beneficiarias. Las firmas Bergé, Pérez &Cia, Roca Monzó y Transcoma, integradas bajo la sociedad Valencia Passenger Services (VPS), han asumido unos costes “cercanos a 100.000 euros” para la adecuación de las instalaciones y han pagado un canon de adjudicación de 9.100 euros, además de una tasa variable de 50 céntimos por cada pasajero que utilice la estación marítima. “La terminal de Acciona está saturada y hasta que el puerto construya una más grande se ha optado por este apoyo”, añaden desde el consorcio.

La nueva plataforma está situada en la Marina Real Juan Carlos I, “una de las zonas turísticas más atractivas de Valencia y muy próxima a los muelles dedicados a cruceros”, insiste la gerente de VPS, Cristina Rodríguez.

Máxima afluencia de pasajeros

El objetivo de esta terminal remota, como se le ha denominado, es proporcionar “la máxima calidad y seguridad” a los pasajeros y a los buques que escalan en Valencia. En ella se facturarán las maletas para después conducir a los turistas hasta la naviera.

En el último año, más de 378.000 cruceristas han atracado en el puerto valenciano, un incremento del 49% respecto a 2010. Esta tendencia se repite, de forma exagerada, durante el primer trimestre de este año con la llegada de 23.948 cruceristas, casi el triple que la temporada anterior cuando hicieron escala en Valencia 8.033 turistas.

Este abrupto crecimiento tiene su justificación “en la llegada desde enero de un buque de MSC de 4.000 pasajeros”, explican desde la Autoridad Portuaria, quienes prevén para finales de año el desembarco de medio millón de cruceristas a la dársena valenciana.