Las aerolíneas retocan la seguridad tras la tragedia de Germanwings

Las aerolíneas retocan la seguridad tras la tragedia de Germanwings

La obligación de dos tripulantes en cabina y replantear el blindaje, medidas esperadas

Ignasi Jorro

Barcelona

27/03/2015 - 21:44h

La EASA recomendó ayer adoptar las "dos personas en cabina"

Las aerolíneas sólo harán pequeños cambios en seguridad después de la tragedia del vuelo 9525 de Germanwings. Los expertos coinciden: la seguridad aérea es estricta y sólo se puede esperar la norma de "dos personas en cabina" y el replanteamiento del blindaje de los controles.

"Se extenderá la obligación de dos personas en cabina en todo momento, y quizás el mecanismo para acceder al espacio desde fuera. No creo que pase nada más", han señalado fuentes sindicales. En efecto, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) ha emitido el viernes una recomendación temporal para que "haya siempre dos personas en cabina", siendo al menos una de ellas "un piloto cualificado". El gobierno portugués se ha adelantado y ha anunciado que hará la medida obligatoria en el país.

En vigor

De hecho, la medida es parte de la política de empresa de varias aerolíneas que operan en España, incluyendo a Iberia, Vueling o Ryanair. "Se ha pasado de cuatro personas en cabina: comandante, copiloto, navegador y mecánico a dos. Michael O'Leary --consejero de delegado de Ryanair— llegó a proponer que volara un piloto solo. La normativa se extenderá", ha abundado una fuente del colectivo de controladores.  

El otro gran cambio podría ser el blindaje de las cabinas del avión. "Después del atentado contra el World Trade Center, se pasó de una puerta casi de madera a una blindada (vídeo adjunto). Ahora se podría replantear esta medida antisecuestro", explica el portavoz sindical.

En plena conmoción por el atentado terrorista en Nueva York en 2001 se reforzaron las puertas y se instaló un comunicador de a bordo para acceder a la cabina. Dicho panel, sin embargo, puede desactivarse desde el interior. Andreas Lubitz, el copiloto que presuntamente estrelló el vuelo de Germanwings, se valió de ambas medidas para tomar el control del aparato.

Low cost contra convencional

Previsiblemente, las aerolíneas de bajo coste no replantearán sus medidas de seguridad. "Todas pasan el corte, de lo contrario Eurocontrol no las dejaría volar", indican las mismas fuentes.

Aún así, los expertos en aviación se quejan de "una presión generalizada" para ahorrar costes, que se sustancia en descansos más cortos, más horas de vuelo al año y más tensión entre el personal. "La seguridad aérea es un equilibrio entre costes y calidad. Garantizar la máxima seguridad –que, por otro lado, no asegura que no haya accidentes— cuesta dinero", recuerdan los profesionales.