Las autopistas que rescatará Fomento continúan en caída libre

Las autopistas que rescatará Fomento continúan en caída libre

Las diez vías de pago, en riesgo de quiebra, perdieron hasta un 24% de su tráfico

No hay respiro para la decena de autopistas en riesgo de quiebra que el ministerio de Fomento intenta sacar de su agonía. El departamento que dirige Ana Pastor (PP) ultima un plan de rescate para evitar la quiebra definitiva de las vías de pago, que consistirá en integrarlas en una misma sociedad pública, participada en un 80% por el propio ministerio. El otro 20% se repartirá entre las sociedades concesionarias que actualmente explotan las vías, en su mayor parte participadas por grandes constructoras cotizadas.

Mientras la nueva sociedad no toma forma, las autopistas de peaje siguen de capa caída. Registraron un descenso de sus tráficos de entre el 1% y el 24% en los diez primeros meses del año en relación al mismo periodo de 2012, según los datos de Fomento.

El contexto es adverso. El conjunto de carreteras de peaje españolas, que suman una longitud de 2.568 kilómetros, contabilizaron una media de 16.300 usuarios diarios en los diez primeros meses, un 5% menos que un año antes. Un dato preocupante, teniendo en cuenta que cerraron 2012 con un nivel de tráfico similar al de 1998.
 
 
Acumulan una deuda bancaria que ronda los 3.500 millones de euros
 
A pesar de ello, las autopistas en riesgo de quiebra presentan una caída más acusada. Son vías más modernas, entre ellas, varias autopistas radiales de Madrid, y representan el 20% del total de la red (535 km). A diferencia de las vías más antiguas, sus desequilibrios financieros hacen que estén a punto de quebrar. Cuando Fomento anunció el plan de rescate acumulaban entre todas una deuda bancaria de 3.500 millones

¿Cuáles son?

La autopista radial de Madrid R-2 Madrid-Guadalajara es la que más tráfico perdió en lo que va de año, un 24%, y actualmente registra una media diaria de 4.614 vehículos.
 
 
La vía que une Madrid con Barajas es la que presenta mejores datos
 
La R-3 Madrid-Arganda redujo el número de usuarios un 8%, hasta 9.612 usuarios; la R-5 Madrid-Navalcarnero, un 13% (7.043 vehículos), y la R-4 Madrid-Ocaña, un 16% (4.838 tránsitos)

El tráfico de la autopista Ocaña-La Roda cayó un 11% en los diez primeros meses, hasta 2.967 coches diarios; el de la Madrid-Toledo un 20% (1.191 vehículos), el de la Cartagena-Vera un 5% (2.901 usuarios diarios) y el de la Circunvalación de Alicante un 8% (5.572 tránsitos).

La vía que une Madrid con el aeropuerto de Barajas perdió un 2% de usuarios, pero se mantiene como la que más tráfico soporta, con casi 17.600 vehículos diarios.

La práctica totalidad de estas vías están actualmente en concurso de acreedores, ante los problemas económicos y financieros que les originaron los sobrecostes de las expropiaciones y la caída de los tráficos respecto a los inicialmente previstos.