Las diez estaciones de tren más bonitas de Europa

La estación de Amberes, llamada 'la catedral', es una de las más bonitas de Europa.

Las diez estaciones de tren más bonitas de Europa

Estas estaciones de ferrocarril de Europa son obras maestras de la arquitectura industrial que mantienen su espíritu de elegancia

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

02/02/2019 - 13:14h

Difícil decidirse por la estación de tren más bonita del mundo. Pero por lo menos podemos intentar conocer las diez más bellas de Europa. Construidas en su mayoría entre fines del siglo XIX y principios del XX, son unas obras maestras de la ingeniería civil y la arquitectura industrial.

Sus creadores equilibraron la funcionalidad con la elegancia, mediante el uso del acero, el ladrillo pero también la cerámica y el vidrio.

Espacios gigantescos para acoger una docena de andenes, sus comercios –en algunos casos- conservan el estilo con que fueron concebidos. Todo un viaje en el tiempo.

Amberes

Cuando llegues a la estación central de Amberes, tomate unos minutos para contemplar la belleza de esta estación, que no es de las más grandes de Bélgica, pero sí una de las más bonitas.

Amberes2

Abierta en 1905, los residentes la califican como ‘la catedral ferroviaria’, por su frente de piedra y sus torres laterales que flanquean a una gran cúpula.

[Cinco trenes de lujo para viajar en el espacio y el tiempo]

Ámsterdam

La estación central de Ámsterdam puede recordar al Museo Nacional, con su frente terracota y sus pináculos de estilo neogótico con influencias flamencas. Tiene lógica, porque el arquitecto fue el mismo, Pierre Cuypers, quien dirigió los trabajos entre 1885 y 1889.

amsterdam

La estación central de Ámsterdam está sostenida sobre pilotes de madera en tres islas artificiales

Pero un detalle sorprendente es que la gigantesca estructura se asienta sobre tres islas artificiales, sostenidas sobre 8.687 pilotes de madera. Toda una obra maestra de la ingeniería civil.

Estación de Lyon (París)

El edificio de la Belle Époque de la Estación de Lyon, en París, es un espectáculo visual. Pero más bello todavía es su restaurante Le Train Bleu.

Abierto en 1901, su salón abundante en barrocas molduras doradas y arañas gigantescas, con pinturas que recuerdan a Versalles, evidencian que el tiempo pasó de largo por aquí.

Train Bleu

En el exterior, el edificio tiene como emblema su torre del reloj, con un cuadrante en cada una de las caras. En el interior, hay que prestar atención a los detalles como el mural que representa los monumentos de las ciudades a las que llegaba la antigua Compañía de Ferrocarriles de París-Lyon-Mediterráneo.

Helsinski

La estación central de Helsinski es famosa por los cuatro colosos que flanquean la entrada principal, que con mirada severa, ofrecen un globo terráqueo (en verdad, son lámparas) entre sus manos.

Iconos de la capital de Finlandia, la contundencia de su estructura de granito en estilo art decó se equilibra en el interior con la luz que entra desde los ventanales al lobby.

Helsinki

Diseñada en el año 1909 por el arquitecto Eliel Saarinen, su tono rojo contrasta el verde claro de la cúpula del reloj y los detalles como las molduras.

St Pancras (Londres)

No tan importante como Victoria Station, la estación de St Pancras es un elegante ejemplo de arquitectura ferroviaria en estilo neogótico, con su frente de ladrillos y su torre del reloj coronada por pináculos.

st pancras

Muy cerca está King Cross, famosa por tener el andén 9 ¾ donde Harry Potter tomaba el tren camino a Hogwarts. Pero en las películas, la fachada exterior de St Pancras simuló ser su vecina más famosa.

El frente exterior de St Pancras simuló ser la estación de King Cross en las películas de Harry Potter

La estación pasó por un intenso proceso de reformas que terminó en 2007 para permitir la salida de los trenes de Eurostar. Como detalle, en la nueva estación cabe ver la escultura de bronce de nueve metros que representa a dos jóvenes besándose.

[Los mejores chefs de París se disputan las estaciones de trenes]

Lieja-Guillemins

Volvemos a Bélgica, más exactamente a Lieja, pero esta vez no es para admirar un edificio centenario sino una moderna estructura crea inaugurada en 2009 por el arquitecto español Santiago Calatrava.

Lieja Guillemins

Compuesta de acero vidrio y hormigón, cuenta con un domo de 200 metros de longitud y 35 metros de altura, que alberga a una elegante infraestructura de nueve vías y cinco plataformas, además de instalaciones como un intercambiador de autobuses.

Leipzig

Esta estación de ferrocarril es las más grande del mundo en superficie: 83.460 metros cuadrados para abrazar a 19 andenes que llegan en seis bóvedas de acero. Su fachada, de 300 metros, es casi imposible de fotografiar si no es a la distancia.

leipzig

La estación de Leipzig es la que tiene la mayor superficie del mundo

Más que una estación es un complejo comercial y cultural, porque cuenta con 140 comercios distribuidos en tres niveles, y que están abiertos los domingos (una rareza en Alemania). También se organizan diversos eventos artísticos en sus grandes espacios. Y en una de las vías se exponen, de manera permanente, diferentes locomotoras históricas.

Budapest Keleti

Cuando se inauguró la Estación del Este de Budapest, en 1884, era la más moderna de Europa, con luz eléctrica y un innovador sistema de señalización. Su estilo ecléctico, con toques neo renacentistas, es una de las paradas obligadas en las visitas a la capital de Hungría.

budapest keleti

Se recomienda tomarse una pausa en el restaurante Baross, junto a la plataforma 6, pedir una cerveza y luego dar un paseo por el hall central para ver los techos y los frescos de los laterales.

Atocha (Madrid)

Una de las dos grandes estaciones de trenes de Madrid presenta una sorpresa para los visitantes: un jardín tropical de 7.000 plantas y hasta con un estanque para tortugas. Un interesante oasis en medio del trajín urbano, montado en el lugar donde convergían dos vías férreas en la antigua estación de Atocha.

jardin tropical atocha

[La opción más lujosa para descubrir Irlanda en tren]

El edificio de construyó entre 1888 y 1892 en estilo art-nouveau, y de su estructura destaca su gigantesco techo de hierro y vidrio.

Lisboa Rossio

Esta estación confirma que el tamaño no tiene que estar relacionado con la belleza. Es una estación de tamaño mediano en el corazón de la capital portuguesa, que recibe a nueve andenes de la línea que va a Sintra.

rossio station lisbon

Realizado en estilo neo-manuelino, significa una reivindicación del estilo que imperó en Portugal en el siglo XVI. Desde la plaza exterior se tiene la impresión de que se está frente a un teatro. También es posible subir a la terraza del edificio para hacer fotografías del Barrio Alto, aunque hay un edificio al costado que fastidia un buen ángulo de las tomas.