Las familias británicas se sublevan contra las agencias y aerolíneas

Las familias británicas se sublevan contra las agencias y aerolíneas

Miles de padres se alzan contra las compañías por el “timo” de las vacaciones escolares

Ignasi Jorro

Barcelona

30/01/2014 - 20:43h

Un avión de British Airways
Agencias de viajes y aerolíneas en Reino Unido están sufriendo la cólera de miles de papás y mamás por lo que llaman el “timo” de las vacaciones escolares. A día de ayer, una petición popular para que el gobierno británico evite las alzas de precios durante los parones en el calendario escolar había recibido más de 150.000 apoyos.

El conflicto se inició con la denuncia pública de Paul Cookson, padre de una niña de siete años. Este vecino de Devon (Reino Unido) lanzó una diatriba en Facebook contra el resort de Sherwood Park, en Notthinghamshire. Según él, el complejo le quería cobrar 300 libras más (364 euros) por llevar a su hija de vacaciones durante un parón escolar.

 
 
La queja de un padre se ha compartido 143.000 veces en las redes
“Por qué tengo que pagar 300 libras más que la semana anterior si hago lo correcto, que es ajustarme al calendario escolar y velar para que mi hija no se salte ni una hora de clase? Es un timo”, se quejó. Sean cuales fueren sus argumentos, su mensaje se convirtió en viral y fue compartido más de 143.000 veces. Desde entonces, el denunciante ha aparecido en varias televisiones nacionales y el tema ha trascendido a la agenda política.

Según los diarios ingleses The Independent y The Daily Mail, tanto agencias de viajes como aerolíneas, entre las que se encuentran compañías tan conocidas como British Airways o Thomas Cook, encarecen las tarifas coincidiendo con los períodos de vacaciones escolares. En algunos casos, el precio se puede doblar en apenas una semana de diferencia, afirma este último rotativo.

Cabe recordar que las vacaciones a mitad de trimestre han sido hasta ahora relativamente frecuentes en Reino Unido. Con todo, legislación reciente las prohíbe y sólo autoriza las faltas en clase en casos muy excepcionales. El debate se trasladará ahora al Parlamento británico, ya que la iniciativa popular ha superado la barrera de las 100.000 firmas, umbral necesario para que se debata en la Cámara de los Comunes.