Libertad con cargos para el conductor de Megabús por falsificar su permiso

Libertad con cargos para el conductor de Megabús por falsificar su permiso

Se le acusa de un presunto delito de falsedad documental por circular con una licencia a nombre de otra persona

Redacción

Barcelona

12/08/2014 - 12:22h

Autocar de Megabús
El viaje low cost desde Barcelona a Londres que operaba la compañía escocesa Megabús ha acabado con un conductor detenido, 61 pasajeros tirados en una estación de servicio y cierto caos sobre los acontecimientos que han provocado la desventura.

El conductor del autocar, de 48 años y nacionalidad inglesa, está en libertad con cargos desde este lunes por falsedad documental. Se le acusa de falsificar la tarjeta de transporte y, por tanto, de un presunto delito de falsificación de documento público. La investigación apunta a que estaba circulando con el documento a nombre de otra persona.

El autobús quedó inmovilizado en la estación de servicio de Maçanet de la Selva a las 17 horas, según informaron los Mossos d'Esquadra, y los pasajeros quedaron abandonados a su suerte. Sin autocar ni conductor de reemplazo, algunos optaron por buscarse un hotel cercano, otros por regresar a casa por sus propios medios y otro grupo de diez personas por dormir en el autocar, según informa La Vanguardia.

Algunos de los pasajeros informaron que la compañía escocesa de viajes low cost se puso en contacto con ellos sobre las 21 horas para informarles de que no había transporte alternativo, pero que Megabus se haría cargo de los costes del alojamiento de los que acudieran a hoteles. También la policía autonómica asegura que la empresa se hará cargo de los costes ocasionados.

Sin embargo, un comunicado de este lunes de Megabus volvió a cambiar la versión de los hechos. La empresa asegura que todos sus conductores disponen de "los permisos y autorizaciones exigidos", por lo que una de las teorías que está sobre la mesa es que el conductor utilizara la tarjeta de otra persona para saltarse el límite de horas.


La compañía británica califica de "incidente aislado" los hechos y asegura que envió un autocar al área de servicio pero que los Mossos habían aconsejado a los viajeros no subirse al mismo, afirmación que la policía catalana ha desmentido con rotundidad.