Los asientos que quieren transformar (de verdad) la clase turista

El diseño de los asientos (que no se reclinan) promete comodidad y más espacio para las piernas.

Los asientos que quieren transformar (de verdad) la clase turista

Diseño y confort se unen en un prototipo diseñado por la compañía británica Layer para la clase económica de los aviones de corto y medio radio de Airbus

Mar Nuevo

Madrid

26/02/2019 - 18:56h

Puede que volar en turista nunca haya sido muy glamuroso, pero hasta ahora era también, en la mayoría de las ocasiones, incómodo. La compañía británica Layer quiere devolver la dignidad a la clase económica a través de un nuevo asiento que promete niveles de confort más elevados.

Tradicionalmente plantear clases turistas implicaba para las aerolíneas estudiar la fórmula para introducir la mayor cantidad de asientos en el espacio disponible, aunque eso signifique sacrificar la comodidad, la necesidad de espacio e, incluso, parte de la funcionalidad. Los pasajeros, por su parte, aceptan su parte primando el precio al confort porque “es solo por unas horas”.

Durante el vuelo, los sensores incorporados a la fibra textil del asiento permiten ajustarlo automáticamente en función del peso, el tamaño y el movimiento del pasajero

Ahorra, un prototipo de nuevos asientos desarrollados por Layer en colaboración de Airbus, podría redefinir –y mejorar- la experiencia de volar en turista.

[Para leer más: Cómo hará Ryanair para meter 197 pasajeros en el nuevo B737MAX]

El mejor asiento de la clase económica

Denominado ‘Move’, este concepto de asiento está fabricado en fibra textil inteligente que se monta en un marco aluminio y carbono de calidad aeronáutica e incorpora sensores que le permiten, durante todo el viaje, ajustarse automáticamente según el peso, el tamaño y el movimiento del pasajero para mantener un confort ergonómico óptimo, señalan desde la compañía.

El tejido cuenta con sensores inteligentes y puede controlarse a través de una app. Layer.
El tejido cuenta con sensores inteligentes y puede controlarse a través de una app. Foto Layer.

Además, el viajero puede realizar ajustes adicionales en aspectos como la temperatura y la firmeza del asiento, todo ello a través de una aplicación en su teléfono. Además, el dispositivo alertará a los pasajeros cuando sea el momento adecuado para levantarse, estirar las piernas o tomar un vaso de agua y cuenta con diferentes modos como ‘masaje’, ‘hora de comer’ o ‘dormir’.

El pasajero podrá además realizar ajustes adicionales de temperatura o tensión en su asiento a través de una app que incluye diferentes modos como ‘masaje’, ‘hora de comer’ o ‘dormir’

Los asientos no se reclinan, es cierto, pero a cambio prometen adaptarse a la postura del pasajero, lo que podría significar calentar la silla o enfriarla, tensar la tela cerca de los riñones para un mayor apoyo lumbar o destensarla en general para una sensación más parecida a una hamaca.

Cuenta además con reposabrazos ajustables en altura y reposacabezas que se curvan hacia adentro, brindando una gran almohada para apoyar su cabeza, a la vez que le permiten obtener esa sensación privada y acogedora. Respecto al espacio para las piernas, es de 96,52 cm (38 pulgadas). Ryanair por ejemplo plantea reducir este espacio hasta los 71,12 centímetros en la nueva configuración de los B737 MAX 200.

El diseñador y fundador de Layer, Benjamin Hubert, está detrás de este prototipo, un proyecto desarrollado en los últimos 18 meses. Cree haber encontrado una solución innovadora y viable para los asientos de la clase económica.

El diseñador y fundador de Layer, Benjamin Hubert, cree haber encontrado una solución innovadora y viable para los asientos de la clase económica

Tecnología reservada a primera clase

"Con demasiada frecuencia”, señaló, “los nuevos conceptos para volar se centran en la innovación en clase business”. Por ello, asegura, “nos entusiasmó asumir este proyecto para encontrar formas de mejorar y agregar valor a la experiencia de clase económica, tanto para el pasajero como para la aerolínea".

Move, Layer Airbus.
Grandes reposacabezas ajustables y envolventes ofrecen comodidad y privacidad.

A la vista, este nuevo prototipo ya es más elegante de los que estamos acostumbrados a ver en la case turista. Su diseño, además, satisface las necesidades de los viajeros del siglo XXI gracias a un bolsillo indicado especialmente para ordenadores portátiles o tabletas que, a través de un tejido sensible a la presión, es capaz de detectar si nos olvidamos el dispositivo en su interior.

Los asientos incorporan un bolsillo especial para ordenadores portátiles o tabletas que, a través de un tejido sensible a la presión, es capaz de detectar si nos olvidamos el dispositivo en su interior

Aviones más ligeros

El ‘Move’ también integra una pantalla y una bandeja en la parte posterior de cada asiento. La unidad de pantalla ofrece información clave e incluso viene con un módulo de entretenimiento en vuelo opcional, mientras la bandeja también combina funciones, por ejemplo, sirve como un mapa de salida de emergencia cuando está cerrada.

Además de sus ventajas para el viajero, el fabricante asegura que el diseño liviano de los asientos permitirá reducir el peso total a bordo y reducir así el uso de combustible en vuelo.

Move, Layer.