Los bancos dudan de la solvencia de Norwegian

Los bancos dudan de la solvencia de Norwegian

HSBC ha rebajado recientemente su calificación y sus acciones acumulan varias caídas en los últimos meses

Bjoern Kjos, presidente de Norwegian Air Shuttle
La ambición de Norwegian Air Shuttle, que el mes pasado consolidó su posición en España con dos nuevas bases en Barajas y El Prat, es grande. La compañía ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años y ya es la tercera low cost europea. No obstante, ese afán por ganar mercado puede jugar en su contra. El sector financiero tiene dudas sobre la solvencia de la aerolínea.
      
 
La cotización de Norwegian ha bajado un 25% en los últimos meses
 
El informe del tercer trimestre de la compañía muestra como su nivel de endeudamiento es muy elevado. La cifra alcanza los 720 millones de euros, dos veces los fondos propios de la aerolínea. “La agresiva estrategia de crecimiento está pesando sobre su situación financiera”, apuntan fuentes del sector. A esta situación, cabe destacar que en el último trimestre el beneficio ha caído el 31%.

Recientemente, el banco HSBC ha rebajado la calificación de la aerolínea. Ha pasado de categorizar el nivel de las acciones de neutrales a vender. “La situación se está percibiendo como de alto riesgo en la comunidad financiera”, apuntan los mismos interlocutores.

Otro ejemplo de esta incertidumbre es el severo correctivo que los títulos han experimentado en bolsa. “Su valor se ha desplomado el 25% en los últimos meses”, apuntan. A principios de julio, su cotización se situaba en 33,78 euros. A finales de septiembre las participaciones habían caído hasta los 27,89 euros. En un trimestre la caída ha sido del 17,4%.

¿Cuáles son esos planes que tantas dudas generan entre los bancos e inversores? La compañía, que tiene actualmente 77 aviones de corto y medio radio y tres de largo, tiene previsto expandir su flota de forma notable. En los próximos ejercicios incorporará 261 aviones medianos (A320 neo, B737 max ocho y B737-8) y cinco B787-8 dreamliner.

Con esta inmensa flota, Norwegian espera generar una red de minihubs por todo el continente europeo. En algunos de ellos, como en Barajas y El Prat, está previsto que se operen vuelos intercontinentales. En 2016, se espera tener un dreamliner para cada uno de estos dos aeropuertos. Actualmente, la aerolínea ya opera vuelos low cost de largo radio a Bangkok y Nueva York desde Enscandinavia.