Los Boeing 747 tienen una oportunidad para resucitar

Kayak se convirtió en la principal perjudicada del avance de Google Flights. Foto: Wikicommons

Los Boeing 747 tienen una oportunidad para resucitar

Las empresas de carga aérea ponen la mira en los viejos Boeing 747 para utilizarlos en el transporte de mercancías

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

20/05/2018 - 18:49h

A mediados de diciembre, el Boeing 747 se preparaba para su último vuelo comercial en Estados Unidos. Después de 50 años desde su debut, el avión que cambió para siempre la historia de la aviación se despidió de los vuelos de pasajeros y voló hacia lotes vacíos de aviones en desuso.

Pero algo cambió antes del final, y con ello vino un renacer para los 747. El auge del comercio online y de los envíos de mercancías avivó la necesidad de los grandes aviones de largo radio para transportar productos sensibles a tiempo, según adelanta Bloomberg.

Los 747 se han convertido en el medio de transporte preferido de los comercios que envían desde móviles de Apple fabricados en China hasta flores frescas de América Latina. ¿La razón? Los nuevos aviones de gran capacidad de Boeing están agotados hasta 2021... y el comercio debe seguir.

Los Boeing 747 construidos entre 1993 y 2009 son los más buscados para el transporte de mercancías

Los transportistas como DHL y UPS se decantan por los 747 construidos entre 1993 y 2009, aunque aquellos que fueron usados originalmente para el envío de mercancías son todavía más codiciados. Las tarifas de arrendamiento han aumentado mientras que los aviones almacenados cada vez son menos.

El auge del 747 para el transporte de mercancías se empezó a notar desde 2017, antes de que algunas de las aerolíneas más populares del mundo los sacaran de sus flotillas. Sin embargo, Boeing ya no reconstruye aviones de pasajeros en aviones de mercancías, dado su alto coste, así que las empresas deben buscar versiones viejas.

De momento, los 747 disfrutan de un éxito que pocos en Boeing imaginaban. Lo único que podría mermarlo es que se abra una guerra comercial que obligue a los transportistas a renovar sus flotas, o que el precio del barril de petróleo vuelva a aumentar por encima de los 90 dólares.