Los controladores culpan a AENA de los 'maydays' de Ryanair

Los controladores culpan a AENA de los 'maydays' de Ryanair

El sindicato USCA y Aprocta consideran que el gestor aeroportuario debió limitar la llegada de aviones

G.T.

30/07/2013 - 12:11h

El consejero delegado de Ryanair, MIchael O'Leary, en Madrid | EFE
La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) y Aprocta (Asociación Profesional de Controladores Aéreos) han señalado a AENA como parte responsable de los maydays que Ryanair protagonizó el verano pasado. En un comunicado, ambas organizaciones han mostrado su desacuerdo con la investigación llevada a cabo por Fomento.

Los controladores aseguran que, independientemente de las conclusiones sobre las políticas de combustible de las aerolíneas, el gestor aeroportuario debió regular la llegad de aviones a Barajas ya que conocía la mala situación meteorológica.

Los hechos

Los controladores relatan que el 26 de julio de 2012 se emitieron, hasta con 12 horas de antelación, por parte de los servicios de meteorología varios avisos de tormentas severas que afectarían, a partir de las 17:00 horas, al aeropuerto de Madrid-Barajas.

“Ante esta circunstancia, se hace imprescindible limitar el flujo de llegadas para evitar posibles congestiones del espacio aéreo ya que las tormentas dificultan enormemente la operación. Sin embargo, AENA no tomó las medidas necesarias para evitar que los aviones siguieran llegando a las proximidades del aeropuerto”, relata el comunicado. Las aeronaves, al no poder aterrizar, decidieron esperar en el aire con la idea de que el temporal remitiera y se encontraron con que las reservas de su combustible se iban consumiendo.

Acusación

Usca y Aprocta consideran que la decisión de AENA de no limitar las llegadas Barajas “cuando sabía con certeza” que el espacio aéreo podía colapsarse por mal tiempo es un factor clave en los hechos. “Esta circunstancia aconseja la reapertura de la investigación para el análisis pormenorizado del incidente”, explican.

En este sentido, indican que centrar la investigación tanto por parte de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de la Aviación Civil (CIAIAC) como de la Irish Aviation Authority (IAA) en la falta de combustible de las aerolíneas es sólo quedarse en la punta del iceberg.