Los controladores denuncian la privatización sin garantías de torres

Los controladores denuncian la privatización sin garantías de torres

USCA alerta de la complejidad de las operaciones en Valencia, Alicante e Ibiza

Gabriel Trindade

06/12/2012 - 23:58h

El proceso de privatización de algunas torres de control de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) empieza uno de sus trámites más complejos. En los próximos meses, Ferronats --empresa participada por Ferrovial y la británica Nats-- tomará la gestión de Alicante, Valencia e Ibiza, algunos de los aeropuertos más importantes de los 13 que se ha privatizado su gestión. La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), principal sindicato del sector, teme este proceso después de ver cómo se ha llevado a cabo hasta ahora. 

"El proceso se está realizando sin todas las garantías. Nunca hasta estas primeras torres se habían cambiado todos los controladores de una torre de golpe. Generalmente, estos cambios se producen escalonados para que los nuevos profesionales aprendan de los veteranos", explican fuentes de USCA. En este sentido, el sindicato indica que las torres de control de Valencia, Alicante e Ibiza exigen un cambio de control más pausado por el elevado número de operaciones que realizan --en especial, en temporada de verano--.

Formación

USCA centra sus críticas también en el proceso de formación de los nuevos controladores. "Con la liberalización del sector, la Agencia Estatal de Seguridad Áerea (AESA) ha rebajado los requisitos para acceder al puesto de controlador. Si antes, el curso de formación llevaba entre año y medio casi dos, estos nuevos controladores se forman en unos pocos meses", denuncian desde el sindicato. Hay varios ejemplos. Saerco --empresa que ha ganado uno de los lotes de torres privatizadas-- ofrece estudios durante cinco meses en Praga. Semasa --la escuela histórica de controladores aéreas-- ha rebajado también sus cursos a esa duración.

Saerco --consorcio que cuenta con el proveedor checo de servicios de navegación aérea-- ganó el último grupo de torres, integrado por las de Lanzarote, Fuerteventura y La Palma, con una oferta de 20 millones. Sin embargo, Ferronats fue la gran vencedora en el concurso para la prestación del control de aproximación después de presentar una oferta de 70 millones en total. La compañía es la responsable de los otros dos lotes que AENA puso en concurso. A su cargo, están las torres de los aeropuertos de Alicante, Valencia, Ibiza, Sabadell, Sevilla, Jerez, Melilla, Cuatro Vientos, Vigo y La Coruña.