Los controles en los aeropuertos dejan pasar el 95% de las armas

Los controles en los aeropuertos dejan pasar el 95% de las armas

Un experimento en Estados Unidos revela fallos graves en el sistema antiterrorista

Redacción

Barcelona

20/06/2015 - 14:24h

El experimento ha sacado los colores a los aeropuertos americanos

Los controles aeroportuarios en EEUU dejan pasar el 95% de las armas. Ésta es la conclusión de un inquietante experimento que ha llevado a cabo el Departamento de Seguridad Nacional. Agentes del organismo han intentado pasar por los arcos detectores de varios aeropuertos del país en 70 ocasiones con objetos peligrosos. Han tenido éxito 67 veces.

Aunque rechaza decir qué aeropuertos son los que han fallado a la hora de detectar las brechas de seguridad, el departamento afirma que el experimento ha concluido "recientemente". En el mismo han participado agentes del Equipo Rojo de la Homeland Security sin conocimiento de la autoridad de transporte estadounidense (TSA, por sus siglas en inglés).

Bajo la guisa de pasajeros, los investigadores han introducido objetos prohibidos y explosivos en las terminales de un número indeterminado de aeropuertos en Estados Unidos, informa la ABC. "Al concluir el experimento, el departamento ha ordenado a la TSA tomar medidas de inmediato para reforzar los controles", ha indicado en un comunicado.

Fuerte

Agentes del organismo han asegurado que los sistemas de detección de terroristas en el sistema aeroportuario estadounidense "son fuertes". Las medidas incluyen perros entrenados y sistemas tanto a la vista como escondidos de los pasajeros.

Sin embargo, fuentes no oficiales han mostrado su estupor por los "resultados decepcionantes" de los test de seguridad. En uno de ellos en 2013, recuerdan, un agente ya activó el arco detector, pero los guardias fueron incapaces de encontrar un explosivo enganchado a su cuerpo.

"Súperterroristas"

El Equipo Rojo de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) es una unidad de élite con conocimiento sobre técnicas para burlar las medidas de seguridad. Un representante del Departamento de Transportes los tildó en 2013 de "súperterroristas", con habilidades que los militantes radicales convencionales no tendrían.

Poco después, el equipo reveló que los aeropuertos americanos presentan lagunas graves en sus sistema de check-in y procesamiento de equipaje, después de que la TSA invirtiera 551 millones de dólares (485 millones de euros) en el mismo desde 2009.