Los cruceros amagan con irse de Barcelona para ahorrarse la tasa turística

Los cruceros amagan con irse de Barcelona para ahorrarse la tasa turística

Las compañías comentaron a la directora general de Turismo de Cataluña la dificultad para repercutir este impuesto a sus clientes

Las navieras que tienen Barcelona como puerto base o que hacen escalas en ella calibran la necesidad de buscar otras alternativas a la ciudad en el Mediterráneo en cuanto se aplique la tasa turística y pueda evaluarse su impacto. La aplicación del tributo a los pasajeros de cruceros y su equivalencia con el que se aplicará a los hoteles de cinco estrellas (2,5 euros por persona y noche) ha sorprendido a las compañías, según han manifestado representantes de consignatarios de cruceros este miércoles en un debate público sobre el impuesto celebrado en la capital catalana.

"Si esto continúa, tendremos cruceros en el Mediterráneo, pero a lo mejor iremos a Valencia, Málaga u otro puerto, en lugar de Barcelona". Así resumía textualmente Mº Ángeles Marin, en representación de la consignataria, las opiniones expresadas por sus propios interlocutores del sector de cruceros.

La directora general de Turismo de Cataluña, Marián Muro, ha reconocido que en las conversaciones con las navieras éstas entienden que la tasa es una penalización, y añade que han expresado a las autoridades la dificultad para repercutir este gravamen en el cliente final. “Ellos invocan que no pueden repercutir este tema en el pasajero, igual que los touroperadores o las agencias de viajes”, matizaba la titular del departamento.

Sin embargo, Muro rechaza que no se haya informado o negociado con los cruceros. La representante de la Generalitat ha explicado que su departamento ha hablado con numerosas compañías, desde Pullmantur a Royal Caribbean. con el Puerto de Barcelona y con todas aquellas entidades que aglutinan colectivamente los intereses de las navieras.

Primer lugar donde se aplica


El hecho de que la capital catalana sea el primer destino  donde se aplica este gravamen al sector de cruceros ha puesto en el foco a la tasa que se aplicará en Cataluña a partir del primero de noviembre. De hecho. y según ha mencionado Marián Muro al público asistente al encuentro del Observatorio CETT, salvo un precedente en Alaska, “seremos el primer destino que aplique una tasa a los cruceros”.

Las concecuencias de una fuga de navieras de cruceros no se dejarían sentir únicamente en Barcelona, sino también en Tarragona y Palamós, donde recalan grandes buques de pasajeros. Sólo en Barcelona ciudad embarcaron y desembarcaron 2,6 millones de cruceristas en 2011, el 33% de los cruceristas que llegaron a España, según datos de Puertos del Estado.