Los helicópteros turísticos de Barcelona están al borde del precipicio

Un Eurocopter Ecuriel AS355 F2R Biturbina de Cat Helicòpters frente al hotel W de Barcelona. ED/Archivo

Los helicópteros turísticos de Barcelona están al borde del precipicio

Cat Helicòpters presenta concurso por las malas relaciones entre sus tres socios y niega que despierte a los vecinos con vuelos a deshora

JOSEP MARIA CASAS

Barcelona

21/06/2016 - 19:17h

"No paramos, estamos volando más que nunca", asegura Amelia Barrigón, directiva de Cat Helicòpters, la compañía que realiza vuelos turísticos sobre el litoral y la ciudad de Barcelona. Sin embargo, está en concurso de acreedores y en peligro por las pugnas entre sus socios. Pese a registrar una gran demanda, Cat Helicòpters se acogió en mayo a un concurso voluntario. La razón, según la compañía, no es la marcha del negocio, sino las "discrepancias entre sus accionistas", como reconoce Jordi Cabarrocas, uno de sus tres socios.

Los socios de Cat Helicòpters son los barceloneses Jordi CabarrocasJorge Barrigón y el empresario andorrano Antoni Rebès, que hasta hace un año presidió la compañía. Precisamente, los dos accionistas catalanes mantienen un enfrentamiento con el andorrano. Las partes se han cruzado demandas en los juzgados de Andorra y de Barcelona.

El pasivo de Cat Helicòpters es de unos 100 millones de euros, según la prensa local andorrana. La compañía no ofrece información al respecto. Fuentes del sector rebajan esta cifra y apuntan que las discrepancias entre los socios, reconocidas por ellos mismos, estarían relacionadas con aventuras empresariales fallidas en Ceuta y en Andorra.

En declaraciones a Cerodosbé, Cabarrocas confirma las "malas relaciones", pero declina concretar y precisar el importe de la deuda acumulada porque no se encarga del día a día de la compañía. Al margen de esta pugna, insiste en la "buena marcha", según Barrigón, y en que están cumpliendo los compromisos con la plantilla, integrada por 24 empleados, entre pilotos, mecánicos y personal administrativo.

De hecho, están trabajando tanto que, incluso, hay turnos a deshora, lo que ha provocado polémica en Barcelona. En mayo sobrevoló la ciudad después de medianoche con fines publicitarios, por lo que decenas de vecinos se quejaron. Este martes, ha habido de nuevo quejas por un helicóptero volando antes de las siete de la mañana, y las informaciones apuntan a Cat Helicòpters. Sin embargo, la compañía lo ha desmentido y explicado que ya no vuelan entre las 11 de la noche y las och de la mañana.

Cien euros por volar 12 minutos

Cat Helicópters centra su actividad en los vuelos turísticos. Los paquetes más solicitados son el vuelo por la costa (de cinco minutos de duración y un precio de 45 euros por persona), sobre Barcelona (12 minutos y 95 euros) y la ruta que incluye el sobrevuelo de la ciudad y del macizo de Montserrat (35 minutos y 300 euros). La firma centra una parte importante de su actividad en el turismo, pero el 80% de los usuarios son residentes en Barcelona y su área metropolitana.