Los informes de mantenimiento de Ryanair, un secreto para España

Los informes de mantenimiento de Ryanair, un secreto para España

Los sindicatos aéreos alertan de posibles prácticas irregulares en las revisiones de los aviones

G.T.

25/09/2012 - 21:44h

Ryanair trabaja con gran opacidad en España. La compañía que dirige Michael O'Leary rinde cuentas directamente a la Autoridad Aeronáutica de Supervisión (IAA) irlandesa y de esta forma es prácticamente imposible para las autoridades españolas conocer al detalle qué es lo que sucede en sus aparatos. Así, la investigación que está realizando el ministerio de Fomento al respecto de los diversos sucesos acaecidos este verano difícilmente contará con documentación tan básica como los informes de desperfectos durante los vuelos.

Esos mismos informes son un elemento de preocupación para la Asociación Sindical Española de Técnicos de Mantenimiento Aeronáutico (ASETMA). El sindicato asegura que los pilotos de Ryanair tienen orden de no apuntar los desperfectos del avión hasta que éste no realice su último vuelo hacia una de las bases donde la compañía irlandesa tiene equipo técnico, subcontratado en la empresa JC Aircraft Maintenance S.L.

A diferencia de Ryanair, generalmente las aerolíneas tienen convenios entre sí para que los equipos técnicos de otras compañías asistan a los aviones en aeropuertos donde no cuentan con base. Ese es el caso de Vueling, quien dispone de mantenimiento propio aunque también contrata los servicios de Iberia o Lufhtansa.

Retraso en anotar incidencias

Los pilotos tienen obligación de realizar un chequeo prevuelo al avión. "Se trata de una inspección muy básica. Se buscan errores de bulto: pérdida de líquidos, grietas, luces fundidas, etc", explican desde SEPLA.

Si en esa inspección, el piloto detecta algún error más allá de la lista MEL --documento que las aerolíneas dotan a sus aviones en que se especifica con que equipos inoperativos el avión aún puede operar con pasajeros-- o bien durante el mismo vuelo tiene la obligación de anotarlo para que la nave se repare en la siguiente parada. "Si el error no es grave, retrasan hasta el último momento para comunicar la incidencia para no tener que contratar técnicos de mantenimiento puntuales y para no perder tiempo", explican fuentes de ASETMA.

Chequeo prevuelo

Otro de los temas que preocupa a ASETMA y SEPLA es que los pilotos tienen muy poco tiempo para realizar el chequeo prevuelo. "Las paradas de los aviones de Ryanair son de unos 25 minutos. Parece difícil que se pueda vaciar el avión de pasajeros, equipaje, realizar la revisión y cargar combustible en tan poco tiempo", dicen fuentes de SEPLA para añadir: "¿en rutas como las que cubren algunas naves en Canarias, con 14 vuelos diarios, da tiempo al piloto a hacer la inspección correctamente?".