Los investigadores buscan metralla en el casco del MH17

Los investigadores buscan metralla en el casco del MH17

Los primeros datos de las cajas negras dictaminan que el avión explotó por un misil

Redacción

Barcelona

28/07/2014 - 00:11h

La Policía Federal Australiana analiza el lugar de la caída del vuelo MH17
Los investigadores malasios, holandeses y australianos que trabajan en la zona en que impactó el MH17 de Malaysia Airlines en Ucrania buscan contrarreloj una prueba física entre los restos de la aeronave que demuestre que explotó por el impacto de un misil. Causa más probable del derribo, según los primeros datos de la caja negra, informa canal estadounidense CBS.

Los trabajos no son sencillos. El reducido grupo está en una zona en pleno conflicto entre las fuerzas leales a Kiev y los soldados prorrusos, a quienes Estados Unidos acusa de apretar el gatillo.

La metralla que se pueda encontrar en los restos del fuselaje será vital para determinar responsables. Según el origen del sistema armamentístico, se podrá señalar a uno u otro bando como responsables. Según la inteligencia estadounidense, existen numerosos indicios de que el causante de la tragedia fue una lanzadera de misiles SA-11 o los denominados BUK. Armas soviéticas.
 
 
Las cajas negras dejan claro que el avión sufrió una masiva descompresión explosiva
 
Los investigadores deben parar cuando el conflicto se reanuda. Algo que ya ha ocurrido en varias ocasiones desde que llegaron al páramo del este de Ucrania. Y al mismo tiempo en que buscan pruebas, deben recuperar los cuerpos sin vida del avión para que puedan ser repatriados y recibir sepultura. Fallecieron 298 personas en el atentado.

Por ahora, los datos de las cajas negras, que se analizan en un laboratorio del Reino Unido, dejan claro que el avión sufrió una “masiva descompresión explosiva”.

También se han empezado a examinar los datos de la caja negra del otro avión siniestrado en este julio negro para el sector.

En este caso, son investigadores franceses los que extraen los datos de la aeronave que cayó en el desierto de Mali. La teoría de que el mal tiempo desencadenó una serie de errores técnicos y humanos que llevaron al fatal desenlace cobra fuerza según los primeros datos obtenidos. Las condiciones meteorológicas eran extremas durante el suceso.