Los pilotos españoles se hacen de oro en China

Los pilotos españoles se hacen de oro en China

Ganan el triple que en España, cuentan con 4 meses de vacaciones y las compañías aéreas asumen sus impuestos

Sonsoles Vázquez

Madrid

01/03/2016 - 18:54h

Empleados de Beijing Capital Airlines tras recibir un Airbus A321.

Un estudio de la agencia de contratación PilotMovers ha comparado el coste de vida en China y el continente europeo, teniendo en cuenta los salarios percibidos y la capacidad de ahorro de los pilotos. Sus resultados confirman que cada año de trabajo en el país asiático equivale a cuatro en Europa.

¿La razón? El modelo económico chino, que tiene como factores prioritarios el ahorro y la libertad financiera, unos sueldos triplicados, y el acuerdo de doble imposición China-España, por el que las aerolíneas se encargan de pagar los impuestos de allí mientras que los pilotos están eximidos de pagar los de aquí.

Razones para expatriarse

En su último roadshow celebrado el pasado febrero en Torrejón de Ardoz (Madrid), PilotMovers acompañó a pilotos españoles, europeos y latinoamericanos en las pruebas de acceso de Beijing Capital Airlines (BCA). Al menos 60 profesionales participaron en esta primera fase de selección. Los aceptados tendrán ahora que viajar a China durante al menos 10 días para seguir el proceso, que concluirá en unos tres meses con pruebas médicas y teóricas.

Queriendo permanecer en el anonimato, las razones que estos comandantes esgrimen para expatriarse son claras: las condiciones no son tan duras como en España, van a tener más vacaciones y menos presión, ganarán el triple que en nuestro país y trabajarán con flotas casi nuevas. Como indica Alejandro Ponce, CEO de la agencia PilotMovers, "además las aerolíneas chinas están ampliando sus planes de expansión y España es su trampolín para saltar a Latinoamérica".

Un inmenso mercado potencial

Por ejemplo, BCA estrenó el pasado diciembre su ruta Madrid-Hangzhou con dos frecuencias semanales, convirtiéndola en la tercera conexión directa del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas con Asia, detrás de Seúl (con Korean Air) y Pekín (Air China), y a la espera de que en los próximos meses también se incluya otra frecuencia más de BCA entre Madrid y Shanghái. Asimismo, Ponce recuerda que su casa madre, el grupo chino HNA, principal accionista del grupo hotelero NH y potencial socio de Globalia, adquirió a finales de 2015 el 23,7% de la aerolínea brasileña Azul y el 13% de la portuguesa TAP.

Por último, el CEO de PilotMovers recuerda que "la aeronáutica en China está en una fase de expansión embrionaria. Para acercarse al nivel de Europa y Estados Unidos tiene que multiplicar por 37 el sector. El país asiático quiere incorporar al mercado a unos 150 millones de usuarios chinos que nunca han volado, lo que exige nueva mano de obra muy experimentada".