Los primeros del AVE a Sevilla

Primer AVE a su llegada a Córdoba en el trayecto Madrid-Sevilla, en 1992 (Foto: Paco González)

Los primeros del AVE a Sevilla

La música del Concierto de Aranjuez  y el olor a nuevo de los vagones forman parte de la memoria colectiva de los pasajeros y trabajadores del primer AVE que circuló en España hace exactamente 20 años

Cristina Naveda

18/04/2012 - 18:55h

La Alta Velocidad Española (AVE) cumple este sábado 20 años desde su primer trayecto comercial con el reconocimiento internacional a la puntualidad como regalo. Trabajadores, pasajeros y periodistas recuerdan el momento "con el olor a nuevo de los vagones" y "el Concierto de Aranjuez" en la memoria.

El AVE Madrid-Sevilla, inaugurado el 14 de abril de 1992, fue la primera línea ferroviaria de alta velocidad y ancho internacional construida en España. Sus primeros pasos coincidieron, además, con la Exposición Universal de la ciudad andaluza.

Una semana más tarde, el 21 de abril de 1992, salió el primer viaje comercial desde Madrid, haciendo realidad la apuesta capaz de permitir, en aquel momento y aún en la actualidad, la circulación de trenes a más de 250 kilómetros por hora.

Primeros testigos

Con el inicio del servicio se abría una nueva etapa para el ferrocarril en España. Este hito supuso un “punto de inflexión” en el proceso de la metamorfosis del tren, explica la operadora.

María Eugenia Martínez, una de las treinta primeras azafatas, cuenta que los viajes eran muy divertidos. “La gente estaba encantada con el AVE a pesar de los precios. El concepto de tren hasta entonces no tenía nada que ver con el de ahora. Los vagones, al principio, se movían mucho, porque las vías no estaban asentadas del todo”.

Calor con uniformes


Lo peor, explica Martínez, los uniformes. Los responsables eran muy “estrictos” en ese sentido. “Como había que estar a la altura de las expectativas, nos hacían llevar medias, falda y manga larga con 40 grados en Sevilla”, cuenta la extrabajadora de Renfe. “Lo importante era que estuviésemos muy guapas. Por ello, los uniformes eran de diseñadores reconocidos”.

Los primeros trayectos del AVE iban “vacíos” a ciertas horas. Según relata la antigua empleada, había ocasiones en las que el número de azafatas --en torno a siete-- superaba al de viajeros. Recuerda también, el olor a nuevo impregnado en todos los vagones.

Martínez explica además que los cursos para poder desempañar un óptimo papel a bordo del tren se lo dieron dos instructoras de la aerolínea escandinava SAS, en Charmartín (Madrid).

Como primeros famosos sentados en el AVE en 1992, la testigo recuerda al futbolista Iván Zamorano --recién fichado por el Real Madrid-- que causó mucho revuelo entre los pasajeros, y al cantautor Joan Manuel Serrat.

Miedo ante un atentado


Antonio Rull, natural de la capital hispalense, también viajó en el primer AVE Madrid-Sevilla, que iba “muy rápido”, explica. “Este servicio hace 20 años que se presta y aún conserva la sensación de novedad que recuerdo de aquel día. Fue un gran avance para Andalucía”.

Ante el temor de un atentado de ETA, había guardias civiles y policías vigilando el trayecto en todos los puentes españoles por donde pasaba el AVE. En concreto, hay testigos que relatan que cada cuarenta segundos aproximadamente –o lo que es lo mismo, cada dos kilómetros--, había militares para dar protección a las vías.

Recibimiento con palmas

Francisco Antonio Carrasco --jefe de cultura del Diario Córdoba--, fue uno de los primeros periodistas que viajó en el trayecto inaugural el día 14 de abril de 1992, donde únicamente estaban invitados políticos y medios de comunicación.

Manuel Chaves, Ministro de Sanidad y Consumo de España entonces y más tarde presidente de la Junta de Andalucía, recibió el AVE en Córdoba y fue en él hasta el final, explica Carrasco.

“Y cuando el tren llegó a su destino, Sevilla, todas las personas que estaban en la estación de Santa Justa nos recibieron con palmas y aplausos”, recuerda con emoción el periodista. Carrasco declara que este tren trajo la modernidad a Andalucía. “Fue algo apoteósico”, recalca.

Concierto de Aranjuez

Lo que más destaca Carrasco es la puntualidad, acostumbrados a los continuos retrasos de los viejos convoyes. “El nuevo tren llegó en poco menos de dos horas. Cumplió de sobra los objetivos. De aquel viaje memorable, recuerdo fundamentalmente los aplausos de la gente en todas las estaciones a las que llegaba. También en Córdoba, donde Chaves le dio la bienvenida a Andalucía, con la vieja estación repleta de público”.

Como punto final, el periodista recuerda que la música con la que Renfe deleitó los oídos de sus primeros clientes fue el Concierto de Aranjuez, del compositor español Joaquín Rodrigo.