Los principales aeropuertos españoles tienen un margen de crecimiento del 30%

Los principales aeropuertos españoles tienen un margen de crecimiento del 30%

Aena confirma el cambio de rumbo en cuanto a tasas y abre la puerta a bajarlas en los próximos años

Gabriel Trindade

Barcelona

18/11/2013 - 20:10h

Aena no tiene que preocuparse por sus aeropuertos en un futuro cercano. El gestor aeroportuario tiene margen de crecimiento del 30% en las principales ciudades españolas. Las inversiones realizadas por los sucesivos gobiernos han garantizado una infraestructuras que aún tienen mucho recorrido en los próximos años.
      
 
En la última década se han realizado el grueso de infraestructuras. 
 
Así lo ha expresado el presidente de la compañía pública, José Manuel Vargas, en un acto celebrado en Barcelona. No obstante, las inversiones han supuesto también engordar la deuda del grupo, que asciende a 12.000 millones de euros.

En el marco de un almuerzo-coloquio organizado por Barcelona Tribuna en el hotel Palace, el directivo ha asegurado que el grueso de las grandes obras ya se ha realizado en la última década. Así, a partir de ahora, se hará hincapié en la obligación de priorizar inversiones en materia de seguridad y el mantenimiento de los aeropuertos.

Vargas también ha confirmado el cambio de Aena en la política de tasas. El presidente de la compañía ha anunciado este lunes que a medio plazo se podrían reducir las tasas aeroportuarias. El alto cargo ha explicado que una vez se absorba el déficit tarifario actual, "lo lógico es que las tarifas permanezcan estables y a partir de entonces puedan decrecer". No obstante, esa posibilidad estaría sujeta a la reducción del gasto, a la racionalización de inversiones y a los niveles de tráfico de los aeropuertos.

Ha constatado que el déficit tarifario se ha reducido de los 850 millones anuales de 2011 a unos 250 millones este año.

Vargas ha señalado que sigue muy atentamente la evolución del mercado de privatizaciones de aeropuertos latinoamericanos, como los de Río de Janeiro y Belo Horizonte en Brasil, y el de Santiago de Chile.

Ha afirmado que la intención es desinvertir en los aeropuertos extranjeros en los que tiene participaciones minoritarias que no le permiten ejercer un control en la gestión y sustituirlos por participaciones mayoritarias. No obstante, no se procederá a ello hasta que el proceso de privatización esté culminado.