Los servicios mínimos frenan la huelga de Renfe

Los servicios mínimos frenan la huelga de Renfe

Leves incidentes en Madrid y Barcelona durante la jornada de protesta

Redacción

03/08/2012 - 20:47h

Protestas en Atocha
El impacto de la huelga de Renfe ha sido moderado. Los servicios mínimos decretados por el Ministerio de Fomento han impedido que el malestar que se vive en el sector se haya trasladado en la protesta.

El paro --convocado por los sindicatos del sector contra las recientes medidas aprobadas por el Gobierno con el objetivo de privatizar la compañía-- ha sido secundado por un 90% de los trabajadores de Rende, Adif y Feve, según los sindicatos. Sin embargo fuentes del Gobierno indican que la protesta sólo ha sido seguido por el 20% de los empleados.

Retrasos e incidentes

Los servicios mínimos han garantizado el correcto funcionamiento del 75% de los trenes de AVE y Larga Distancia y un 60% de los trenes de Cercanías en hora punta. Pese a que han existido algunos retrasos, los usuarios no han sufrido grandes molestias.

Sin embargo, sí han habido momentos de tensión. En Madrid, los efectivos antidisturbios de la Policia Nacional que se encontraban dentro del área de Cercanías han tenido que actuar para evitar que los manifestantes accedieran a los andenes.

Por otro lado, en Cataluña, se han registrado algunos incidencias y retrasos en las primeras horas de la huelga. Estos se deben principalmente a incendios provocados en medio de las vías o la activación de la alarma que lleva a la detención automática de los trenes.

Nueva protesta

Los sindicatos convocantes, CCOO, UGT, Semaf, CGT, Sindicato Ferroviario y Sindicato de Circulación, estudian convocar más movilizaciones en contra de la reforma del sector ferroviario y han confirmado una segunda jornada de huelga para el próximo 17 de septiembre. Según argumentan, "el ferrocarril es patrimonio de todos" y no están "dispuestos a derogar el modelo actual".

La reforma del sector ferroviario fija en julio de 2013 la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren y contempla la división de Renfe en cuatro empresas y la integración de la actual Feve en Renfe y Adif.