Lufthansa confiará a un ejército de voluntarios la atención psicológica de las próximas víctimas aéreas

Lufthansa confiará a un ejército de voluntarios la atención psicológica de las próximas víctimas aéreas

La aerolínea forma a más de 1.500 trabajadores para prestar apoyo en situaciones de emergencia

Carles Huguet

Barcelona

21/07/2015 - 22:46h

Un grupo de pilotos y TCP de Lufthansa.

La gestión de una catástrofe aérea siempre es complicada. Además de las irrecuperables víctimas mortales, existe la necesidad de atender psicológicamente a los supervivientes y a las familias de los fallecidos. Por ello, el Grupo Lufthansa forma a un equipo de 1.500 empleados de sus diferentes compañías para prestar "auxilios psicológicos" en situaciones de emergencia.

Los voluntarios proceden de las cuatro aerolíneas de la compañía: Lufthansa, Germanwings, Austrian Airlines y Swiss Air. El millar y medio ha recibido un "entrenamiento completo", según aseguran, que irán ampliando con cursos de forma continuada para integrarse en el Special Assistence Team (SAT). Semanas después del accidente del 24 de marzo, los primeros 200 miembros del programa ya pudieron dar apoyo a las familias.

Una prioridad para Carsten Spohr

En la carta que abría el Balance de Sostenibilidad de 2015 publicado el martes, el director ejecutivo del Grupo, Carsten Sphor, ha destacado la voluntad de "ayudar desde el primer momento a los familiares de forma rápida y sin burocracia", algo en lo que contribuyó ya el SAT. "Es algo que seguimos haciendo hoy en día", ha concluido.

El directivo ha afirmado que la seguridad es "la mayor prioridad de la compañía", con tal de hacer que volar sea una actividad todavía más segura. "Lufthansa actualmente cumple con una puntuación significativamente superior a las normas exigidas por ley", ha destacado.

Cruce de textos

El mismo día que se ha publicado el texto de Spohr, el diario Bild difunde un texto firmado por 32 familiares de los 16 alumnos y dos maestras que fallecieron en el accidente. Los padres reprochan al dirigente "no haber respondido" a las invitaciones que le enviaron para acudir al entierro de sus hijos. "Un par de palabras personales en una conversación personal nos habría mostrado que está disponible no sólo para la opinión pública", le requerían.

Además, los familiares calificaban de "insultantes" las indemnizaciones ofrecidas por la aerolínea: 25.000 euros por familia y 10.000 euros por pariente directa (a los que hay que sumar los 50.000 euros abonados de inmediato por víctima). Varios de los denunciantes ya han anunciado que reclamarán al menos 100.000 euros.