Lufthansa, frente a la legislación más severa en tragedias aéreas

Lufthansa, frente a la legislación más severa en tragedias aéreas

El Eurojust descarta Alemania y España y deja en manos galas la instrucción de la causa

Gabriel Trindade

Barcelona

16/04/2015 - 21:38h

Velas en recuerdo de las víctimas del vuelo 9525

Eurojust, el órgano de la Unión Europea encargado del refuerzo de la cooperación judicial entre los estados miembros, decidió la semana pasada dejar la investigación penal de la tragedia de Germanwings 9525 en Francia. La decisión es una mala noticia para Lufthansa, que se enfrenta a una legislación mucho más severa que si la causa se instruyera en Alemania o España.

De hecho, en territorio español, la causa penal no podría prosperar ya que el principal acusado ha fallecido y las leyes españolas no permiten continuar el proceso. Las mismas fuentes comentan que si la causa no se ha archivado hasta ahora es porque se esperaba a la decisión del Eurojust. La legislación gala es diferente a la española y permite reclamar indemnizaciones por vía penal. Además, también puede condenarse a Lufthansa con sanciones administrativas que pueden afectar a sus operaciones.

Francia ha sido el motor de las pesquisas hasta ahora. El fiscal de Marsella, Brice Robin, encabeza la investigación. Ha remitido peticiones a sus homólogos en Francia y España para esclarecer los detalles que rodean al principal sospechoso de ser el autor de la masacre, el copiloto Andreas Lubitz. El objetivo es intentar reconstruir sus últimas horas en tierra. 

La solicitud de información a España, se han recibido en el juzgado número 2 de El Prat de Llobregat, han tenido ya respuesta. Lubitz no realizó ningún movimiento sospechoso durante los cuatro días que estuvo en Barcelona. "No se han detectado ni llamadas ni mensajes extraños", han asegurado fuentes judiciales. Si el copiloto planeaba la masacre, lo hizo mucho antes, en su domicilio de Dusseldorf, donde las autoridades encontraron cuantioso material para la investigación.

Los investigadores se centran ahora en el papel que juega Lufthansa. La autoridad aérea alemana acusa a la compañía de haber ocultado los precedentes depresivos de Lubitz. No obstante, la aerolínea alemana se escuda señalando que en ningún caso se le exigió alguna documentación.