Lufthansa se enfrenta a una drástica caída de pasajeros en España

Lufthansa se enfrenta a una drástica caída de pasajeros en España

Las agencias de viajes "buscarán alternativas" a la aerolínea alemana por el recargo de 16 euros por billete

Ignasi Jorro

Barcelona

28/08/2015 - 13:49h

Las agencias físicas y on line venden el 80% de billetes aéreos de Lufthansa

Lufthansa se enfrenta a una caída drástica del número de pasajeros en España y el resto de países de la Unión Europea. Las agencias de viaje, que venden el 80% de billetes del grupo, admiten que "buscarán alternativas" ante el cargo de 16 euros por billete que la compañía alemana cobrará a partir del martes 1 de septiembre.

Rechazando tajantemente un boicot, los intermediarios aseguran que primará el interés del cliente. "Buscaremos el mejor precio para el viajero, como hacemos siempre. Incluyendo alternativas al recargo de los 16 euros, por supuesto", explica a 02B Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

Contraataque

La postura comedida de las agencias de viajes españolas contrasta con el contraataque de otros grupos turísticos. El distribuidor británico Advantage Focus Partnership –con 90 miembros- ya ha anunciado que no colaborará con el grupo teutón de aviación. El grupo considera "inaceptable" el recargo, que se cobrará por billete emitido por Lufthansa, Austrian, Brussels Airlines y Swiss.

En España, las agencias velan armas. "Estamos explorando la vía legal para presentar reclamaciones en Consumo en varias comunidades autónomas", subraya Marti Sarrate, presidente de la patronal catalana ACAVe.

Estrategia de ingresos

El recargo se cobrará por billete emitido por los sistemas globales de distribución (GDS), como Amadeus u otros. A cambio, Lufthansa ofrece a las agencias de viaje usar su propio sistema. La plataforma alemana, no obstante, no convence al sector, que le ve "serias lagunas".

Lufthansa ha impuesto el recargo por "una estrategia comercial", aseguran las intermediarios. La aerolínea experimenta con una nueva fuente de ingresos "a costa del viajero". El cambio de estrategia llega en pleno repunte del tráfico aéreo, por lo que las agencias temen que otras aerolíneas puedan copiar a la alemana.