Manises retrocede en pasajeros hasta 2005, el mismo año que inaugura la nueva terminal

Manises retrocede en pasajeros hasta 2005, el mismo año que inaugura la nueva terminal

El aeropuerto pierde viajeros por la crisis, el AVE y el menor tirón de las 'low cost'

J. Carrasco

24/09/2012 - 19:57h

Entrada al aeropuerto de Manises (Valencia)
El mismo año en que el aeropuerto de Manises estrenó la nueva terminal T2 acabará con una caída de pasajeros que lo situará en los niveles de 2005, cuando registró 4.640.000. Las razones de este descenso son varias: la crisis, que hace que la gente viaje menos; la influencia del AVE, que ha captado dos de cada tres usuarios de avión en la ruta Valencia-Madrid, y la sensación, confirmada con datos, de que las aerolíneas de bajo coste han tocado techo.

El aeródromo valenciano estrenó en agosto pasado la nueva terminal T2, mérito del anterior Gobierno socialista, que encargó este proyecto e inició las obras en mayo de 2010. La inversión aproximada rondó los 100 millones de euros. La nueva terminal abarca 26.000 metros cuadrados y se ha visto reforzada con la ampliación del aparcamiento en cerca de 1.700 plazas. Esta infraestructura era una demanda de los empresarios y, en particular, del sector turístico para reforzar la proyección internacional de Manises.

Sin embargo, Manises no rentabilizará, al menos de momento, esa mayor capacidad para recibir viajeros. Acabará el año muy lejos del objetivo de los cinco millones de usuarios que estuvo a punto de cumplirse en 2011. No se consiguió por sólo 20.000. El pasado ejercicio cerró con una mejora insignificante del 0,9% respecto al anterior. En la práctica, las estadísticas arrojaban un estancamiento en el tráfico de pasajeros, frente al crecimiento del 5% de 2010.

Rutas veraniegas

La evolución acumulada del número de pasajeros hasta agosto (3,3 millones) permite concluir que Manises quedará lejos de los 4,9 millones del ejercicio precedente, según las estadísticas del ente público Aena. Con el fin de todas las rutas veraniegas, que suelen animar a volar, el aeropuerto valenciano se enfrenta a un otoño difícil. El descenso estimado se situará entre el 5% y el 10% al final del año, lo que supone que Manises retrocederá siete ejercicio en el volumen de viajeros. Puede que incluso esté por debajo de los 4,6 millones registrados en 2005.

¿Cuáles son las razones de esa caída de negocio? Hay que buscarlas en la crisis pero no sólo en ella. En diciembre de 2010 se puso en marcha el AVE. El año pasado este tren captó dos terceras partes de los viajeros que utilizaban el avión entre Valencia y Madrid. Para ilustrar la importancia de esta ruta para Manises cabe recordar que movía un millón de pasajeros antes del tren de alta velocidad, aproximadamente la quinta parte del total.

Al impacto del AVE habría que añadir que las aerolíneas low cost, con especial protagonismo para Ryanair, parecen haber tocado techo, tal como demuestran los datos del primer semestre del año, que registran una caída del 6,9% en pasajeros, hasta los 412.600. Lo mismo le ocurre al aeropuerto alicantino de El Altet, que perdió 7,6% pasajeros hasta junio, aunque su cifra más que duplica a la valenciana, con 1,1 millones.

Copa América

En el periodo de la crisis (2008-2012), Manises ha tenido un comportamiento dispar. Cualquier comparación con 2007, el año de la Copa América, sería equivocada porque registró el récord de pasajeros de la historia del aeropuerto, con 5,9 millones. Al inicio de la crisis, Manises perdió un 2,6% de pasajeros en 2008 y un 17,8% en 2009. Sin embargo, la decisión de Ryanair de ubicar una base operativa en Valencia y de multiplicar sus rutas hizo que el aeropuerto ganase un 5% de pasajeros en 2010. Un año después el incremento fue sólo del 0,9%.

El otro aeropuerto de la Comunitat, El Altet, ha acusado también la crisis, aunque sus cifras de pasajeros duplican a las de Valencia. El Altet es el sexto aeropuerto más importante de España mientras que Manises ocupa el décimo lugar. El aerodrómo alicantino cerrará el ejercicio con cerca de nueve millones de pasajeros, con un descenso aproximado del 10%. Su mejor año fue 2011, cuando estuvo cerca de alcanzar los diez millones.