Mensajes desde el ferry surcoreano: "Es mi última oportunidad, te quiero"

Mensajes desde el ferry surcoreano: "Es mi última oportunidad, te quiero"

Las últimas investigaciones apuntan al capitán, que dejó al tercer oficial al mando del timón

Redacción

Barcelona

18/04/2014 - 12:12h

Imagen del ferry Sewol tras el hundimiento
Nadie se explica cómo el ferry surcoreano Sewol pudo naufragar el pasado miércoles mientras navegaba por aguas tranquilas y poco profundas. El último balance eleva a 28 los fallecidos y otras 268 personas siguen desaparecidas en aguas próximas a la costa de Corea del Sur, donde el Gobierno trabaja a contrarreloj para encontrar a más supervivientes. Pero lo más dramático se está conociendo en las últimas horas. Son los mensajes de desesperación y despedida que enviaron algunos estudiantes a sus familiares.
 
 
El barco chocó contra algo y no se está moviendo. Dicen que la guardia costera acaba de llegar
 
“Esta debe ser mi última oportunidad para decirte que te quiero”, escribía el joven Sin Young-Jin a su madre. “Yo también te quiero”, respondía ella minutos más tarde y ajena a la crisis que se vivía en el barco, según el diario Korea Herald.

Otro estudiante escribía a su padre: “Papá, no te preocupes. Estoy llevando un chaleco salvavidas y estoy con otras chicas. Estamos dentro del barco, todavía en el vestíbulo”. A lo que el padre respondió: “Sé que el rescate está en camino, pero ¿no tendrías que estar esperando fuera en la barandilla? Trata de ir si puedes”. Pero no podía. Las instrucciones que se comunicaban por megafonía obligaban a los pasajeros a quedarse quietos dentro del buque.

Un tercer mensaje publicado ha sido el de un joven a su hermano: “El barco chocó contra algo y no se está moviendo. Dicen que la guardia costera acaba de llegar”. "No entres en pánico. Tan sólo haz lo que te digan y todo estará bien", respondía.

En las últimas horas, la investigación se ha centrado en el capitán del transbordador. El máximo responsable no estaba al mando del timón. Había delegado su función al tercer oficial.