Nace la mayor aerolínea

Nace la mayor aerolínea

American y US Airways dominarán el mercado mundial por número de pasajeros y millas voladas

La socia estadounidense de Iberia, American Airlines, y US Airways han finalizado el proceso de fusión. La operación pende de las últimas autorizaciones. El visto bueno definitivo lo dará el gobierno de Barack Obama (EEUU).



El tamaño del grupo resultante podría poner en riesgo la competencia, según algunas voces. Sólo cuándo los debates internos se superen, se podrá afinar en el impacto que la mayor aerolínea del mundo –resultante de la operación— generará en el mercado internacional. Transportará a 110 millones de pasajeros al año.

La clave industrial está en el ámbito doméstico. La integración reforzará la red de American, en particular a lo largo de la costa este, donde US Airways es un jugador importante gracias a sus centrales en Washington y Nueva York, así como con los hub (aeropuertos de conexión) en Filadelfia y Charlotte.

Mega-compañías

La combinación de las dos empresas, American se declaró en bancarrota en noviembre de 2011, es el último de una serie de movimientos que han reducido las 10 principales aerolíneas en 2001 a cuatro mega-compañías en 2013.

Los atentados del 11 de septiembre en el país y el posterior declive de la industria por los precios de los carburantes han espoleado a los ejecutivos en las negociaciones. El sector sólo será rentable en función de los volúmenes, según los especialistas consultados.

Su competencia

La fusión de American y US Airways se suma a la de United y Continental y a la de Delta Air Lines con Southwest Airlines. Son los actores dominantes. En conjunto, asumieron el 83% del mercado local de pasajeros. La consolidación ha supuesto un menor número de opciones para los viajeros en aquel país, que sólo tienen vuelos directos en un tercio de las principales rutas internas.

Pero aunque la competencia ha disminuido, los incrementos de precios se han mantenido bajo control. Avanzan poco a poco a un ritmo inferior al 2% anual en la última década. La mayoría de los expertos no esperan que este acuerdo provoque el encarecimiento de los billetes. Tampoco en el mercado intercontinental.

En España

En la esfera internacional, las mega-compañías se reparten en las tres alianzas. OneWorld cuenta con American, Star Alliance está representada por United. Delta lidera con Air France el grupo SkyTeam.

American dispone en España y Reino Unido de una potente presencia gracias a los pactos con Iberia y British Airways. Las tres empresas constituyeron un negocio conjunto para explotar los vuelos desde Europa a Estados Unidos.

Independiente de ello, American opera en Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga con vuelos directos a Nueva York, Dallas, Miami y Chicago. US Airways vuela a Charlotte y Filadelfia desde Madrid y Barcelona.

Las cifras

La nueva aerolínea saltará al primer lugar en términos de tráfico de pasajeros. American es, en solitario, la tercera del mundo en millas voladas y cuarta en número de clientes. Pero al añadir el tráfico de US Airways y sus filiales, el grupo tomará el liderato en ambas mediciones.

Aunque gana por tamaño, la situación financiera de American la hace ser el eslabón débil de la fusión. Esta será la segunda vez que US Airways, la quinta en EEUU, compra a un rival más grande en proceso de bancarrota. En 2005, la entonces conocida como America West Airlines compró US Airways y adoptó su marca.

El cerebro

Un año más tarde, lanzó una oferta hostil de 8.000 millones de dólares para adquirir Delta, que estaba en quiebra en ese momento. Pero Delta fue capaz de mantener la independencia. El cerebro de esos movimientos empresariales es Doug Parker, el consejero delegado de US Airways. Ahora asumirá el mando de la nueva American.