Norwegian abre oficinas en la antigua torre de control de El Prat

Norwegian abre oficinas en la antigua torre de control de El Prat

La aerolínea tiene un ambicioso plan para el aeropuerto de Barcelona, donde plantea vuelos intercontinentales

Gabriel Trindade

Barcelona

21/01/2015 - 20:51h

La antigua torre de control de El Prat
Norwegian ha elegido un emplazamiento significativo para abrir sus nuevas oficinas en Barcelona. La compañía noruega ha establecido su base en la antigua torre de control de El Prat, en la terminal 2. Se trata de las antiguas dependencias donde estuvo ubicado la década pasada el equipo que diseñó la T1. La firma empezará a operar en las próximas semanas.

El aterrizaje de la compañía en las oficinas de debajo de la torre no es casual. Norwegian tiene grandes planes para su expansión en España y sobre todo para Barcelona, donde abrió base hace algo menos de un año. Espera operar vuelos intercontinentales desde El Prat en dos ejercicios. Además, también prevé que la capital catalana –conjuntamente con Madrid-- se conviertan en mini hubs para potenciar su red europea.

Norwegian ha cerrado un buen año en Barcelona. Las estadísticas de Aena revelan que ha transportado 828.218 pasajeros, lo que significa un incremento del 36% respecto al 2013. Si se compara con los datos de 2012, cuando la aerolínea movió 447.692 personas, el incremento es del 82%. La aerolínea ha pasado de ser la decimocuarta por volumen de pasajeros a ser la séptima. Los siguientes objetivos son alcanzar a Iberia y Air Europa.

No obstante, la competencia de Norwegian no son estas aerolíneas. La compañía debe hacerse un hueco en el segmento low cost, el principal negocio del aeropuerto de El Prat, y superar a gigantes como EasyJet, Ryanair o Vueling, que tiene su principal base en Barcelona. EasyJet ha cerrado el año con 2,3 millones de pasajeros mientras que Ryanair lo hizo con 4,7. Por su parte, la filial del grupo IAG se ha anotado 13,7 millones de viajeros en El Prat.

Las pretensiones de la aerolínea no van muy acordes con su situación económica. Norwegian se anotó pérdidas de 10,9 millones de euros en los nueve primeros meses de 2014. No obstante, lo peor ha pasado. Su cotización en bolsa se sitúa en 34,4 euros, casi diez euros por encima de lo que marcaba hace justo un año.