Norwegian entra en zona de turbulencias

Dreamliner de Norwegian.

Norwegian entra en zona de turbulencias

La low cost pierde 150 millones de euros en 2018, frena la compra de aviones y los pilotos amenazan con paros por el cierre de bases

Mar Nuevo

Madrid

07/02/2019 - 11:05h

Norwegian se enfrenta a la tormenta perfecta: la aerolínea de bajo coste perdió 150 millones de euros en 2018, lastrada por los problemas con los motores de los aviones Dreamliner y el alza de combustibles. Su plan de ajuste incluye el aplazamiento en la entrega de nuevos aviones y el cierre de bases, al que los pilotos responden con amenazas de paros.

Según ha informado la compañía, las pérdidas multiplican por cinco las registradas en el ejercicio anterior –reportó un resultado negativo de 30,8 millones de euros-, y ello a pesar de facturar un 30% más, hasta los 4.128 millones de euros, y transportar un 13% más de pasajeros, hasta los 37,34 millones.

Los problemas con los motores Rolls Royce de sus nuevos aviones Dreamliners obligaron a Norwegian a alquilar aviones con tripulaciones para evitar retrasos y cancelaciones en su operativa intercontinental

[El A380 complica la vida a Norwegian]

Motores de los Dreamliner

La compañía atribuye estos resultados a los “costes significativos” relacionados con los “problemas en los motores Rolls Royce de los Dreamliners” que obligaron a la low cost a alquilar aviones con tripulaciones para evitar retrasos y cancelaciones en su operativa intercontinental.

En este sentido, señaló que ha llegado a un acuerdo con el fabricante de los motores Rolls-Royce, “que tendrá un efecto positivo en 2019”.

Entre sus planes para "volver a la rentabilidad", la compañía cita la reducción significativa del crecimiento y el ritmo de inversiones

Durante 2018, recibió 25 aviones nuevos y cerró el año con una flota de 164 aparatos. "La operación del Dreamliner funciona ahora sin contratiempos, y no prevemos que los problemas en los motores vayan a afectar a nuestro servicio en el futuro".

La compañía citó además el impacto de “la incesante y dura competencia y los altos precios del combustible de avión” como factores decisivos en sus pérdidas.

Volver a la rentabilidad

En 2019, aseguró la compañía en un comunicado, “el crecimiento y el ritmo de inversiones de Norwegian se reducirán de forma significativa, y se han puesto en marcha una serie de iniciativas para volver a tener un modelo rentable".

[Boeing permite espiar cómo será el interior del B777X]

Entre estas medidas se cuentan la renegociación con Airbus y Boeing para aplazar la entrega de hasta 16 nuevos aviones con lo que espera reducir los compromisos de gastos relacionados con los pagos de las aeronaves.

Norwegian acordó con Boeing el aplazamiento de la entrega de 12 aviones 737 MAX hasta 2023 y 2024, y otros cuatro Airbus (A321) hasta 2020

En concreto, la empresa acordó con Boeing el aplazamiento de la entrega de 12 aviones 737 MAX de 2020 hasta 2023 y 2024, mientras con Airbus firmó el retraso de la entrega de otros cuatro A321LR de 2019 hasta 2020.

El cambio de estrategia, que apostará por la rentabilidad sobre el crecimiento, también incluye ampliar capital por 300 millones de euros y vender algunos de sus aviones para hacer caja. Una medida que no evitó la caída de alrededor del 30% en la Bolsa de Oslo que coincidió con el anuncio de IAG de que descartaba una opa sobre la compañía.

Cierre de bases

Otra de sus apuestas para reducir costes pasa por el cierre de bases; según anunció el pasado enero, cerrará tres de sus ocho bases españolas (Palma de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife) y las de Roma-Fiumicino en Italia, y Stewart y Providence en Estados Unidos.

Otra de las apuestas de Norwegian para reducir costes pasa por el cierre de bases, entre ellas tres de las ocho españolas con las que cuenta en la actualidad (Palma de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife)

Los pilotos españoles ya estudian paros para protestar contra esta medida si la aerolínea no rectifica y justifica cuáles son las causas objetivas y reales que motivan esta decisión.

Según explicó el sindicato de pilotos Sepla, el colectivo solicitó a la aerolínea una garantía por escrito de que se mantendrán todos los puestos de trabajo y las condiciones laborales, y que ningún piloto será despedido.

Además, Sepla advirtió de que se reserva el derecho de recurrir a todas las medidas legales que sean necesarias, paros incluidos, para defender los puestos de trabajo de los pilotos afectados.

Sepla denuncia que muchos pilotos de Norwegian afectados por el cierre de bases españolas están recibiendo “invitaciones” por parte de la compañía para aceptar un traslado no elegido por ellos

El sindicato denunció que muchos pilotos de Norwegian afectados por el cierre de bases están recibiendo “invitaciones” por parte de la compañía para aceptar un traslado no elegido por ellos, una práctica que, agrega el sindicato, no se ajusta a derecho y aumenta el malestar entre el colectivo.

Además del Sepla, el sindicato USO denunció también que Norwegian haya empezado a ofrecer traslados individuales a los trabajadores de las bases de Canarias y Baleares, que la aerolínea va a cerrar, sin negociar un despido colectivo.