Nuevo salvavidas público de 25 millones para Spanair

Nuevo salvavidas público de 25 millones para Spanair

Fira de Barcelona inyectará esa cantidad en dos créditos extraordinarios que permitirán aguantar la aerolínea hasta marzo

Redacción

10/11/2011 - 16:10h

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona han autorizado a Fira de Barcelona para que conceda a Spanair 25 millones de euros en dos créditos extraordinarios, que se dispondrán en 10 y 15 millones de euros, informa El Periódico.

A pesar de contar con el respaldo de sus accionistas, Fira sólo ha aprobado el desembolso del primer crédito, según ha podido saber Economía Digital. Los 15 millones restantes, de momento, esperan la autorización final.

Esta inyección de capital permitirá sostener la compañía presidida por Ferran Soriano hasta marzo, según fuentes próximas a la operación. Esta financiación pública adicional se suma a los 56 millones insuflados hace unas semanas.

Las administraciones públicas, que respaldan "sin fisuras" este nuevo rescate de la aerolínea catalana, confían en poder cerrar la venta de Spanair al emirato de Qatar, que entraría en el capital a través de su aerolínea de bandera, Qatar Airways.

El entorno negociador del emir, Al-Thani, ha condicionado la operación a recibir el respaldo cerrado de las administraciones catalanas. Fuentes del sector creen que estos dos nuevos créditos, además de salvar a Spanair, envían un mensaje en este sentido a los hipotéticos nuevos dueños.

Spanair sigue a la espera de firmar un acuerdo con un socio industrial que le permita garantizar su futuro y materializar sus planes de operar vuelos intercontinentales, para lo cual necesita una aportación de 150 millones de euros, dice.

Oxígeno para el enfermo

Sin embargo, el estado contable de Spanair aleja cada día más la pretensión del largo radio, ya que cualquier inyección de capital sería destinada a poner al día las cuentas, es decir "a garantizar su viabilidad", según fuentes del sector.

Spanair debe más de 200 millones de euros, ha perdido 116 millones en 2010 y, aunque los expertos en aviación dudan de sus previsiones por la escalada del precio del combustible, ha proyectado unas pérdidas de 60 millones al cierre de 2011.

SAS reconoció, en la presentación de los resultados del tercer trimestre, que el riesgo del 11% que aún posee en la empresa barcelonesa se ha incrementado.

La aerolínea escandinava no ha provisionado tampoco en sus cuentas un crédito de 50 millones de euros que concedió nada más formalizarse la venta a los empresarios y administraciones catalanas.

Esta confesión contribuyó a la espantada de los inversores, que vendieron títulos de SAS a toda prisa el pasado martes.

A pesar del escenario, Qatar estaría negociando llegar hasta el 40% del capital de la aerolínea catalana.