¿Por qué hay 1.000 maletas secuestradas en El Prat?

¿Por qué hay 1.000 maletas secuestradas en El Prat?

El fuego en el aeropuerto de Roma, las tormentas y la falta de personal, los motivos por los que Vueling no ha podido dar salida a los equipajes

Carles Huguet

Barcelona

05/08/2015 - 23:17h

Una montaña de maletas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Vueling está viviendo un verano complicado. A los continuos retrasos sufridos se unen 1.000 maletas retenidas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. Todavía no han sido enviadas a sus destinos tres o cuatro días después de que embarcaran los propietarios. Un cúmulo de circunstancias, algunas fuera del alcance de la aerolínea, han propiciado la situación.

El incendio en el aeropuerto de Fiumicino se tradujo en contundentes demoras de los vuelos. La instalación quedó inutilizada durante varias horas el pasado miércoles. Vueling, que ha establecido un 'hub' en Roma, se vio gravemente afectada. Las cancelaciones y retrasos han comportado que la Aviación Civil italiana amenace con retirarle la licencia de vuelo en el país.

Además, durante el fin de semana, y coincidiendo con la operación salida, las tormentas que azotaron las Islas Baleares agravaron la situación. Los incidentes implicaron que algunos trayectos no quisieran demorarse todavía más y partieran sin la totalidad de las maletas.

Problemas en el servicio de handling

La empresa que gestiona el handling de Vueling, Groundforce (propiedad de Globalia) se ha visto sobrepasada por el aumento de operaciones de la aerolínea. Durante el fin de semana se llegaron a operar 200 vuelos diarios desde El Prat, y el personal existente no alcanzó a cargar todos los equipajes. Para ello, la compañía ya ha contratado 26 personas más, una cifra insuficiente, lamentan desde los sindicatos.

Existe la particularidad de que Groundforce sólo se encarga de colocar los bultos en las bodegas y la gestión de las maletas la realiza Iberia, en gran parte. Se ha dado la situación de que la firma española también se ha retrasado a la hora de servir las pertenencias a la subcontrata, denuncian fuentes del sector a 02B.

Crecimiento, ¿por encima de sus posibilidades?

Vueling está viviendo en verano un aumento de la actividad acorde con su crecimiento durante los últimos meses. Un incremento que no se ha visto acompañado por un número de contrataciones suficientes, señalan fuentes de la compañía, que ya auguraron hace meses "problemas en la operativa estival". "Es un caos", describen ahora.

El auge ha implicado el uso de aviones despaletizados, algo que dificulta la carga de las maletas. "El trabajo de uno lo tienen que hacer tres", explican los trabajadores. El uso de estos vehículos puede deberse a una decisión de la aerolínea para ahorrar combustible (no deben cargar contenedores) o a que están utilizando todos sus transportes y algunos no están equipados. Vueling no ha podido confirmar el motivo de la situación.

Una prioridad

La compañía ha explicado que dar salida al millar de equipajes es "una prioridad" y calculan que en menos de una semana se volverá a la normalidad. Mientras, el número de bultos retenidos se ha visto reducido a la mitad en 24 horas. El martes había 2.000 y el miércoles por la tarde ya solamente eran 1.000.