¿Hay que dar propinas a las azafatas? Esta aerolínea cree que sí

Desde conseguir el mejor sitio al truco para hacer la maleta perfecta: ellas tienen las claves.

¿Hay que dar propinas a las azafatas? Esta aerolínea cree que sí

Una aerolínea de EEUU cambia el sistema de compras a bordo para permitir al pasajero dar propinas a los tripulantes

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

24/01/2019 - 11:12h

La propina en EEUU es una institución poderosa: está aceptada, casi como una obligación, en la gastronomía, y en menor medida en la hostelería, los taxis y otros servicios. Ahora también se incorpora a las aerolíneas, donde una compañía presenta una opción de pago para dejar hasta un 20% extra al momento de realizar una compra a bordo.

Frontier Airlines, una aerolínea de bajo coste de EEUU, incentiva a su personal a que acepte propinas cuando venden bebidas y comidas desde el 2016. Hasta ese entonces, era un sistema informal y al final de cada vuelo los tripulantes repartían el dinero extra.

Para leer más: Por qué los millennials son los más tacaños con las propinas

Pero a partir del 1 de enero esta low cost dio un giro tecnológico que elimina esta distribución: cuando un pasajero realiza una compra en el servicio a bordo le entregan una tableta, que al momento de ingresar los números de su tarjeta de crédito, le preguntan cuánto quiere aportar de compensación: 20%, 15% o 10% del total de la compra. También puede precisar un monto independiente, o presionar en el botón “no quiero dejar propina”.

Los pasajeros, antes de pagar, tienen que decidir si dejan entre un 10% a un 20% de propina

De esta manera los tips va directamente al bolsillo de la azafata. O más exactamente, se incrementa en su salario. No hay reparto posible.

División entre los tripulantes

Esta situación divide las aguas entre los 2.200 tripulantes de cabina de Frontier. Están los que muestran a favor, como una compensación por el trabajo bien hecho, y otros consideran que oculta una realidad más cruda: que es una estrategia de la aerolínea para compensar los bajos sueldos de sus azafatas.

La Asociación de Asistentes de Vuelo de EEUU ya se había opuesto a la introducción de propinas en la aerolínea en 2016. Según la presidenta de este sindicato, Sara Nelson, la iniciativa había sido lanzada para disuadir a los TCP de negociar “un contrato justo” y traslada a los pasajeros el coste de que tengan un mejor salario, informa Bloomberg.

Efectos colaterales de la propina

Otros efectos colaterales de las propinas es que cambia el concepto del servicio que tiene que prestar un tripulante: “No puede ser que las personas que tienen que garantizar la seguridad a bordo estén en una posición donde su compensación depende en tener a los pasajeros felices por razones equivocadas”, precisó Nelson en un artículo publicado por The Wall Street Journal.

Según agregó la representante sindical este sistema de propinas también abre la puerta a una desvalorización del trabajo de los tripulantes y abre la puerta al acoso sexual.

Frontier defiende el sistema

Según el portavoz de Frontier Jonathan Freed el nuevo sistema otorga más transparencia al otorgamiento de estos incentivos. Inclusive las azafatas que están incómodas pueden presionar el botón que anula la opción de dejar propina, pasando directamente al pago final.

Para leer más: Qué hacer (y qué no) con las propinas

Freed no precisó cuánto recauda la aerolínea por las propinas, pero dijo que eran “millones de dólares” que engrosaron los salarios de los tripulantes en los últimos años.

Qué pasa en España

El resto de las aerolíneas de EEUU rechaza este sistema, incluso entre las de bajo coste. En España tampoco existe la política de dar propinas ni planes de establecerla. “No hay nada de eso en nuestro horizonte”, precisaron fuentes del sindicato de tripulantes Sitcpla a Cerodosbé.

En España no hay perspectivas de que alguna aerolínea pueda poner en marcha un sistema de propinas similar

Sin embargo los tripulantes de aerolíneas como Ryanair sí se ven obligados a promocionar productos durante el vuelo como loterías, y la empresa presiona continuamente con aumentar los objetivos de ventas. Un trabajo que se aleja de la meta básica que es dar seguridad a los pasajeros.