Qatar Airways rompe con Spanair

Qatar Airways rompe con Spanair

La aerolínea del golfo concluye que los costes de Spanair son inasumibles y abandona el proceso para invertir en la empresa catalana. La Generalitat estudia su estrategia inversora

La alianza de la aerolínea catalana con Qatar Airways no llegará
La salvación catarí de Spanair no llegará. El emirato abandona las negociaciones para entrar en el capital de la aerolínea catalana con 150 millones de euros por considerar que los costes operativos son inasumibles en la estructura de su aerolínea de bandera, Qatar Airways. La falta de competitividad complicaría en exceso la vuelta al beneficio de la franquicia con sede en Barcelona, y ha frenado las negociaciones, según avanzó 02B el jueves.

Ni los accionistas mayoritarios, agrupados en IEASA, ni la propia Spanair aún no han sido comunicados oficialmente por las administraciones catalanas que han representado a la compañía ante la parte catarí. Se espera que el banco de inversiones Lazard y la delegación política comuniquen la ruptura en los consejos de administración que se celebran esta tarde. Además, la Generalitat está estudiando su estrategia inversora a partir de esta novedad y no se descarta que deje de insuflar fondos públicos.

Spanair gasta, aproximadamente, en mover cada pasajero el doble que las compañías aéreas de su entorno. Esta cifra, entre los ocho y los nueve euros por pasajero, dificulta su rentabilidad a juicio de Qatar Airways. La aerolínea del golfo considera que el nivel corresponde a cifras de 2008. Llevado al extremo, Spanair más que cuadriplicaría los gastos de Ryanair: el pintoresco Michael O'Leary ha reducido la media hasta 1,8 euros.

En este escenario, se harían necesarias continúas inyecciones de fondos públicos para garantizar la continuidad de Spanair a pesar de la entrada de Catar en su capital. Esta ha sido una exigencia polítia del emirato. Sin embargo, al saltar las conversaciones al plano técnico, Qatar Airways ha bloqueado el pacto porque no estaría dispuesta a asumir el riesgo de una sanción de la Unión Europea, añaden fuentes consultadas por La Vanguardia, por esas aportaciones públicas. La aerolínea del golfo quiere incrementar su presencia en el Viejo Continente y considera esas posibles multas una amenaza para sus planes de expansión.

Dos consejos cruciales

Este nuevo escenario se trasladará oficialmente a la alta dirección del principal accionista de Spanair, IEASA (80%), y de la propia aerolínea durante los dos consejos ordinarios de administración de este viernes. El máximo accionista reúne a su órgano de gobierno a las cuatro de la tarde; Spanair hará lo propio una hora después. Algunos máximos ejecutivos de la aerolínea no están al tanto de estas novedades a pesar de que mantuvieron reuniones con Economía durante el jueves.

Ambos cónclaves se celebran en un momento crucial para su futuro: las negociaciones están rotas y Soriano habría preparado su salida de la compañía. A ello cabría añadir la posibilidad de que la Generalitat deje de invertir, según El Periódico de Catalunya.

Spanair ha concentrado su actividad en Barcelona y ha reducido considerablemente su flota de 45 a una treintena de aeronaves. Esta maniobra, aunque ha fortalecido su posición en El Prat, donde gestiona el 17% del tráfico con 4,2 millones de pasajeros le ha hecho perder clientes en conjunto. En 2010 perdió116 millones y sus previsiones es perder otros 60 en 2011.