Ranking: las diez mejores experiencias en primera clase (I)

Ranking: las diez mejores experiencias en primera clase (I)

La tecnología ha acelerado hasta un nivel que obliga a las compañías a diferenciarse en la comodidad del asiento, servicio, restauración y salas vip

Este año, las aerolíneas internacionales han lanzando nuevas cabinas de primera clase. Este tipo de experiencias han variado considerablemente. Han evolucionado desde incorporar una cama en contadas ocasiones (era algo que una década atrás se reservaba a auténticos viajes de lujo) hasta ofrecerla como un servicio común con espacio privado. La tecnología ha acelerado hasta un nivel que obliga a las compañías a diferenciarse en la comodidad del asiento, servicio, restauración y salas vip.

Una vez sacudida su antigua imagen y tras encerrar la icónica águila de Vignelli en el museo, la aerolínea de bandera estadounidense ha emprendido una estrategia para su primera clase que se diferencia del resto de competidores. Los asientos, aunque no son tan lisos, ni pulidos ni confortables como los del resto de integrantes de este ranking, suponen la base de un producto pensado para el mundo de los negocios.

Giran 360 grados y se alinean para enfrentarse los unos con los otros, de modo que, mientras el avión cruza el océano, se pueden despachar reuniones o bien cenar en grupo. Es una estrategia innovadora que remarcamos. Actualmente, la opción está disponible en algunos B777. El asiento se extiende en una cama, pero carece de la privacidad de otras compañías. La oferta de la sala vip apenas llega a los tobillos de los estándares internacionales, pero American está dando grandes pasos también en esta dirección. Se esperan mejoras en los próximos meses.


Malaysia Airlines estrenó las nuevas suites de primera clase el año pasado, cuando entró en servicio su flota de A380. Los superjumbo cuentan con una cabina en el piso inferior de ocho habitaciones. Cada una de ellas dispone de un asiento de 66 centímetros de ancho, material de aseo personal para los clientes y mayor garantía de privacidad en las suites centrales con paredes adicionales que suben y bajan. Disponen de una pantalla de 23 pulgadas.

Destacan los acabados de las cabinas en cuero rojo, chapas de madera y remates negros. Esta decoración hace de la primera clase de Malaysia un producto muy sofisticado. El servicio de restauración es excelente y la atención, excepcional. El hecho de que sólo estén disponible en los A380 y que no existan planes de expansión al resto de la flota hace que esta aerolínea pierda posiciones en este ranking.


La alemana, como otras aerolíneas de bandera, ha optado por ofrecer la primera clase en ciertas rutas y en modelos de avión muy concretos. La cabina de los B747-4 se está remodelando para ponerla a la altura de los B747-8. El primer reactor de este modelo que recibió Lufthansa se bautizó con el nombre de La reina de los cielos. Su primera clase honra la denominación. Para mejorar el servicio, la aerolínea de la garza hizo suya la teoría de que una silla es óptima para sentarse; mientras que una cama lo es para dormir. Así que ofrecen una de cada a sus pasajeros más exclusivos.

En la cubierta superior de los B747 se proporcionan ocho plazas. No hay bar a bordo y la pantalla es de 17 pulgadas. La cama en cuestión mide dos metros de largo, por lo que probablemente pasará la mayor parte del viaje en ella. Nos impacta la idea, pero resulta inquietante pagar dos espacios y utilizar sólo uno, que es lo más probable. Además de la tarifa, Lufthansa debería mejorar el ángulo de visión de la televisión, ya que sólo se aprecia la pantalla sin molestias desde el asiento. La terminal de Frankfurt dispone de una de las diez mejores salas vip del mundo.


La socia de Iberia [vea a Antonio Vázquez cantando la Traviata] lanzó su remodelada primera clase hace un par de años. Intentaba suturar la pérdida de clientes hacia Virgin. El nuevo interior de cabina se desarrolló para los B777-3 y ha sufrido una revisión con la llegada del primer A380 este otoño. En los nuevos aparatos (a excepción de los B787) los acabados son de felpa en colores neutros. Las persianas de las ventanillas están automatizadas y se combinan para crear un ambiente de reflexión. La primera de British Airways está bien ejecutada y justifica, en parte, la tarifa del billete.

Aunque no son suites privadas, las semi habitaciones combinan accesibilidad y reserva desde todos los ángulos del pasillo. La cama alcanza los dos metros e incluye kits de Anya Hindmarch. En tierra, la nueva terminal de Heathrow dispone de interesantes lounges ejecutivas. Sin duda, el precio resta puntos a la británica. Es el ámbito de mejora. Con bastante frecuencia, aparece una oferta que permite realizar un upgrade desde Business a primera si el billete se ha comprado sin restricciones.

Marc Newson ha logrado un producto de primera clase del que puede sentirse orgulloso. Qantas ofrece la mayor cama disponible a bordo (2,1 metros) y, en vertical, es un asiento lo suficientemente cómodo para casi todos los clientes. Destacamos la paleta de colores: neutros. Dan sentido al espacio y serenidad. El cromatismo, las texturas y la arquitectura interior trabajan en armonía desde la zona de facturación hasta la cabina del avión. El éxito de la aerolínea de bandera australiana se basa precisamente en inspirarse en una única fuente de diseño para identificar toda la experiencia en primera clase.

La diversidad de su flota complica que los estándares sean los mismos para todos los pasajeros. Quienes vuelan en los B747 se sentirán, probablemente, mucho más apretados que los que van en A380. En los Boeing se encajan 14 plazas y las pantallas de entretenimiento (17 pulgadas) son más pequeñas que las de los Airbus. Los menús de a bordo y en la sala vip de Sidney –diseñada por Neil Perry— ponen énfasis en los ingredientes frescos y naturales. La carta de vinos es “remarcable”, como escribiría Paula Ferrer, nuestra colega de Economía Digital.


[Consulte las cinco primeras posiciones]

Ranking independiente elaborado con las valoraciones de los periodistas especializados de la publicación TheDesignAir.