Rolls-Royce da un varapalo al proyecto del B797

Boeing pretendía que el B797 esté operativo en 2025.

Rolls-Royce da un varapalo al proyecto del B797

Rolls-Royce no desarrollará los motores para el nuevo avión de Boeing, cuyo lanzamiento oficial seguirá demorado

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

01/03/2019 - 11:08h

El B797 no nació y ya tiene problemas. El avión que busca revolucionar el sector denominado NMA (Middle of the Market) tiene dificultades para encontrar el proveedor de motores adecuado. Por lo pronto, Rolls-Royce tiró la toalla y anunció que renuncia al proyecto.

[Para leer más: Boeing ante el dilema de la década: construir o no el 797]

En junio del año pasado Boeing lanzó un desafío a los principales fabricantes de turbinas: necesitaba un motor ultra eficiente para su futuro avión de 220 a 270 pasajeros, que debería tener un consumo un 25% menor que otros modelos como el B757.

Rolls-Royce dice que no llega a tiempo a desarrollar su motor Ultra Fan, que pretendía equipar al B797

No había muchos fabricantes para elegir. En la pugna están Rolls-Royce, Pratt & Whitney con su filial United Technologies, y CFM International, la joint venture entre General Electric y la francesa Safran.

“La decisión correcta”

En un comunicado Rolls-Royce informó que no le dan los tiempos para finalizar el proyecto de su motor Ultra Fan, y con suerte podría tenerlo listo para el 2020.

“Esta es una decisión correcta para Rolls-Royce y lo más acertado para Boeing”, dijo el presidente de la firma británica Chris Cholerton.

Muchos problemas para RR

La medida de Rolls-Royce le permite quitar presión frente a otros problemas que tiene por resolver. Los fallos en los motores Trent 1000 obligó a varios B787 Dreamliner a permanecer en tierra, situación que tuvo un coste económico de 920 millones de euros en el 2018 y que obligará a destinar otros 524 millones para este año.

Además el fabricante perderá 216 millones por el cese del programa del A380 por parte de Airbus.

Boeing pretendía anunciar el lanzamiento del B797 en el Salón de la Aeronáutica en París

Pratt & Whitney tampoco tiene un prado de flores enfrente: los problemas con la producción de motores Geared Turbo Fan creó un cuello de botella con la salida de los A320neo, que se acumulaban en la factoría de Tolouse.

El plan se demora

La decisión complica los planes de Boeing, que reconoce que no podrá anunciar el lanzamiento oficial del B797 para este año. El fabricante pensaba realizar la presentación en el Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París-Le Bourget, pero tendrá que demorarlo por lo menos un año más.

[Para leer más: Rolls-Royce acumula problema tras problema]

La fecha para que comience a operar comercialmente es el 2025, una cita que en los tiempos de los fabricantes aeronáuticos está a la vuelta de la esquina.

La renovación de los aviones de alcance medio

El B797 ser perfila como el heredero del B757 y el B767. El plan de Boeing es que transporte entre 225 y 270 personas, lo que evitaría a las aerolíneas tener que recurrir a modelos más grandes como el B787, el B777 o el A350, aviones que tienen un consumo de combustible que preocupa a las gerencias de las compañías aéreas.

En carpeta hay dos variantes de este modelo: el B797-6X tendría 228 plazas y una autonomía de 9.260 kilómetros, mientras que el B797-7X podría llegar a los 7.778 kilómetros transportando hasta 267 pasajeros.