Rompedor: un nuevo asiento de clase turista se transforma en business

Rompedor: un nuevo asiento de clase turista se transforma en business

Lluvia de premios para el Butterfly Seat por hacer más confortable la clase barata

I.J.

Barcelona

05/11/2014 - 18:05h

La butaca de avión se transforma en sofá, cama o espacio auxiliar.
Un nuevo concepto de butaca aérea convierte las plazas de clase turista en cabinas de clase business. El ButterFly Seat, creado por el estudio PaperClip Design de Hong Kong, amplía el espacio en la clase turista. Y permite a los pasajeros que vuelan en esta modalidad mejorar su experiencia.

En efecto, el asiento mariposa se convierte automáticamente en business. El secreto está en su disposición: las filas de butacas están dispuestas en diagonal. De este modo, los pasajeros tienen un asiento en su diagonal que puede ocupar otro pasajero (modo turista) o puede reclinarse para tener más espacio (modo business).

Lo que es más, cuando el asiento mariposa está reclinado, el pasajero puede tumbarse entre ambos asientos. El espacio resultante mide 195 centímetros, una cama de tamaño nada despreciable a bordo de un avión.

Image and video hosting by TinyPic

Contacto

Hay más. PaperClip afirma que el ButterFly Seat favorece la interacción entre pasajeros. Según el estudio, dos pasajeros sentados uno al lado del otro pueden utilizar las extensiones para charlar o reunirse. "El asiento se convierte en un lugar para una comida de negocios o en dos asientos dispuestos en paralelo para una pareja", afirma el estudio.

El nuevo diseño mide 53 centímetros entre reposabrazos, tamaño similar al de las butacas business originales. "Dispone de bandeja de cóctel, espacio para enseres personales y la butaca de al lado, que puede convertirse en cama, sofá o despacho", destaca la compañía.

Premios

El Butterfly Seat ha empezado con buen pie. El pasado octubre recibió el premio Crystal Cabin Award, reconocimiento de la Asociación de transporte aéreo de Hamburgo. Además, el pasado fin de semana la Asociación Internacional Para el Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) también premió el invento.

El ButterFly se llevó el primer premio en el concurso Innovation Award que anualmente organiza la asociación internacional.