Ryanair acumula más de 50 accidentes aéreos en el último año y medio

Ryanair acumula más de 50 accidentes aéreos en el último año y medio

La compañía irlandesa evita dar declaraciones de las incidencias después de varios meses marcados por aterrizajes de emergencia y fugas de combustibles

Ryanair está en el punto de mira de la seguridad aérea. Dentro y fuera de las fronteras nacionales. La aerolínea de bajo coste ha tenido este viernes el segundo incidente de la semana en España, que se suma a varios aterrizajes forzosos y emergencias ocurridos durante julio y agosto.

A nivel internacional, la low cost irlandesa acumula más de 50 sucesos de este tipo en los últimos veinte meses, según explican fuentes del sector, y despierta las dudas sobre su “correcto” funcionamiento.

Por su parte, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), perteneciente al Ministerio de Fomento, tiene abiertos varios expedientes a la compañía por todo lo ocurrido últimamente.

La aerolínea liderada por Michael O'Leary no hay querido hacer declaraciones y la única comunicación que ha ofrecido a los medios se remite a su página web, donde da escuetas explicaciones de sus incidencias.

Algunos percances

Sin ir más lejos, el 6 de enero de 2011, la compañía aterrizó sin autorización en Alicante. Volaba desde el aeropuerto de East Midlands (Inglaterra) hasta El Altet, donde tomó tierra sin contar con el permiso necesario de la torre de control. A pesar de la maniobra, los pasajeros y los tripulantes salieron ilesos.

El 14 de abril del mismo año, un Boeing 737 de la low cost con 169 personas a bordo despegó desde El Prat-Barcelona con un ala del avión dañada, tras golpear a otro aparato de American Airlines en la pista.

El avión de la estadounidense --un Boeing 767 con 225 pasajeros--, cruzó el Atlántico, rumbo a Nueva York, con una “profunda” brecha en la cola provocada por el choque, que pasó inadvertida para su tripulación.

Problemas con el combustible

El pasado 22 de junio otra aeronave que volaba de Estocolmo (Suecia) a Trapani (Italia), fue desviada a Berlín (Alemania) al sufrir una fuga de combustible. El vuelo llegó al destino italiano con seis horas de retraso.

Un mes más tarde, el 26 de julio, tres aviones de la compañía aterrizaron de urgencia en el aeropuerto valenciano de Manises, debido a que habían alcanzado el nivel mínimo de reserva de fuel, tras haber tenido que desviarse desde Madrid-Barajas por una fuerte tormenta y de sobrevolar Valencia durante cerca de una hora.

Dos meses después, el 22 de agosto, la aerolínea de bajo coste tuvo que evacuar un avión en la ciudad del Turia con destino Charleroi (Bélgica), porque perdía combustible “a chorros”. La aeronave derramaba el fuel por el extremo de una de las alas.

Despresurización de la cabina

La pérdida de presión en la cabina ocurrida este viernes en Madrid no es la primera vez que sucede en Ryanair. En concreto, el 6 de febrero y 4 de abril de este año dos aviones se vieron involucrados en el mismo suceso, en Zurich y Lugano (Suiza) respectivamente.