Ryanair transforma a los auxiliares de vuelo en vendedores

Ryanair transforma a los auxiliares de vuelo en vendedores

O’Leary prescinde de los tripulantes de cabina que no logran los objetivos de venta a bordo

Aviones de Ryanair
Nunca unos trabajadores se entregaron tanto a la venta. En sólo 45 minutos, ofrecen en persona y por megafonía comida, bebida, diarios, una suerte de lotería, y, además, todo tipo de regalos como colonias o relojes. ¿Por qué tanta oferta? Básicamente, porque les va el empleo en ello. Y no, no son dependientes de unos grandes almacenes. Se trata de los auxiliares de vuelo de Ryanair.

Los tripulantes de cabina de la compañía irlandesa --inmersa en la polémica por los aterrizajes de emergencia de tres aviones en Valencia por falta de combustible-- deben llegar a unos mínimos de facturación a bordo o, de lo contrario, pueden perder su puesto de trabajo. "Esta forma de presión se hace sobre todo en los trabajadores temporales. Si no cumplen con los mínimos que marca el supervisor, no les renuevan el contrato", explica una auxiliar de vuelo de la compañía. En este sentido, indica que "si no les renuevan, nunca se les dice que es por eso".

Los temporales, los más débiles

La presión que se aplica a la tripulación de cabina cambia según la ruta y la época. "No es fijo. Los responsables de las rutas analizan los datos en busca de las más rentables y deciden sobre la marcha", afirma la empleada. Sin embargo, sí existen algunos vuelos donde la presión siempre se mantiene alta. "Las expectativas de venta son altas en cualquier vuelo a Londres", asegura la auxiliar de vuelo, quien indica que en España “no se pasan tanto”.

La presión a la que son sometidos los tripulantes de cabina de la aerolínea irlandesa ya fue denunciada por los sindicatos de auxiliares de vuelo. Pese a que ninguna organización de trabajadores tiene representantes en la compañía --la low cost lo tiene prohibido--, Sitcpla y Stavla se sumaron a la carta que los sindicatos del sector enviaron en 2009 a los ministerios de Fomento, Trabajo y Economía para protestar contra la aerolínea que dirige el excéntrico Michael O'Leary.

Condiciones de trabajo

Entre otras cosas, en esa misiva, se denunciaba la presión por conseguir ventas durante los vuelos –aparte de no renovaciones, también se criticaba despidos-- o que los propios tripulantes de cabina tienen que realizar la limpieza a bordo --con lo que no se cumple con las normas básicas de las leyes de salud laboral en cuanto al tratamiento de residuos--.

Ryanair realizará una selección de auxiliares de vuelo en España este otoño. La aerolínea ofrece contrato de tres años para trabajar en cualquiera de sus bases, ya que el sistema punto a punto obliga a los auxiliares a pasar la noche muchas veces en distintas ciudades de su punto de partida. Entre los requisitos, figuran el conocimiento de lenguas extranjeras, saber nadar, "experiencia en atención al cliente y ventas" y tener"un peso proporcional a la altura". El sueldo, 1200 euros.