Ryanair vuelve a España con el rabo entre las piernas

Ryanair vuelve a España con el rabo entre las piernas

La línea de bajo coste rectifica su decisión de reducir los vuelos por la subida de tasas de Aena

Redacción

Madrid

23/11/2013 - 12:01h

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary.
Fin del berrinche. Ryanair vuelve a España como perro arrepentido. La compañía irlandesa de bajo coste rectificará su decisión de reducir los vuelos desde Londres a España por el aumento de tasas ordenado por Aena el año pasado. El presidente de la compañía, Michael O’Leary, anunció el aumento de frecuencias del 100% desde el aeropuerto de Stansted, Londres, a Madrid y Barcelona.

Ryanair, que cuenta con 28 vuelos diarios en estas rutas, duplicará la frecuencia a partir de abril. La línea aérea había anunciado la reducción del 35% de sus vuelos a Madrid y el 23% a Barcelona, tras la decisión de Aena de aumentar las tasas aeroportuarias. O’Leary acusó al gobierno español de la medida que, según sus cálculos, ocasionaría a España la pérdida de 4,5 millones de pasajeros y 600 puestos de trabajo.
 
 
Los accionistas de la compañía han protestado por la política comercial del presidente
 
Pero la decisión se ha revertido en su contra. La compañía, que pierde pasajeros en España, su principal mercado, anunció en octubre la reducción del 10% de sus previsiones de ingresos. Los accionistas recriminaron en la última junta la política comercial de la dirección que está ocasionando pérdidas económicas y de imagen.

La reducción de vuelos en España también produjo una disminución de viajeros en el aeropuerto de Stansted donde la compañía recibe subvenciones millonarias en función de la cantidad de pasajeros que aporta. Las autoridades locales amenazaron a la compañía con retirar las subvenciones si la caída de pasajeros continuaba.

Sin embargo, la reducción de vuelos de la compañía no ha sido tan drástica como su presidente había anunciado. En lugar del 35% prometido, el recorte se ubicaría en el 20%, según explican fuentes cercanas a la compañía.

Pero Ryanair aclara que su regreso nada tiene que ver con la política de tasas en España. “Las tarifas de Aena nos siguen pareciendo terribles”, destacó un portavoz de la compañía.